« Home | Mala suerte » | Antojo » | Deseo » | La Celebración » | Sin Alas » | En venta » | Crisis de Identidad » | Aforismo » | Boceto » | Tic Tac »

Microficción

De tanto escribir microrelatos, empezó a menguar poco a poco. Su éxito resultaba inversamente proporcional a su figura e iba perdiendo peso a medida que ganaba reconocimientos.

Era consciente de tal hecho pero no le importó. Buscaba la fama a toda costa, aunque el día que la encontró su ego encumbrado se había vuelto tan liviano como un globo y junto a él desapareció.





María Coca.

Es un tema interesante el que planteas con este microrelato, y a mi entender es uno de los peligros que acechan y con el que hay que andarse con mucho cuidado. Por ejemplo, en esto de los blogs mucha gente sólo piensa en cuánta gente le lee, en las estadísticas y todo eso, olvidándose por momentos de que lo realmente importante es compartir lo que uno quiere compartir, y sabiendo que cuando uno escribe por ejemplo un texto o una poesía, inmediatamente deja de ser suyo y pasa a ser del lector, que con su mirada se apodera de él.
Este vicio que planteas de la fama hace por ejemplo que la mayoría de blogs que visito sean un simple corta y pega sin sustancia, muchas veces con fotos eróticas, vacías y sin sustancia, pero claro cada uno es libre de elegir y de leer lo que quiera, de eso se trata, ¿no?

Buena reflexión, María
Saludos.

Todo en este mundo tiende a desaparecer y la vanidad no es una excepción.

Es muy curioso este microrelato. Curioso porque el protagonista mengua al escribirlos. Tú, al contrario, te agrandas -no en masa corporal, aunque buena falta te haría...jejeje- pero sí en talento.
Realmente...espléndido.

Besos, María.

Que maravilla de cuento...es buenísimo, el hombre menguante que le crecía la fama...

Besos

José Luis: estoy de acuerdo contigo. Como en cualquier terreno, en este universo de los blogs hay de todo y es el propio criterio el que nos lleva a seleccionar. Y la fama resula como el dinero: a todos nos gusta. Buscar el reconocimiento de los demás es tal vez una manera de reconocernos a nosotros mismos. Gracias por tu reflexión y por tu punto de vista, siempre ilustrativo.
Francisco: es verdad que todo desaparece pero creo que a pesar de ello siempre queremos permanecer de alguna forma por nuestra propia condición.
Jahh: Me alegro de que te haya gustado el texto. He "engordado dos kilos" con tu comentario.
Bohemia: Gracias por tu impresión. Besos desde mi orilla para todos.

Muy de acuerdo con el primer comentario.
A medida que se agiganta el deseo de reconocimiento, se empequeñece la creatividad y la naturaleza de los actos.
Por ende es necesario permanecer en equilibrio entre estos dos parámetros.
Sin dudas que a todos nos gusta que nos lean y nos comenten los escritos, pero si por esto, pasamos a "industrializar" el producto de nuestra inspiración, es probable que fallen los sentidos de calidad y que nos volquemos hacia la cantidad en busca del elogio.
Los extremos son malos, por supuesto, y nada mejor que lograr reconocer nuestro punto de inflexión para no caer de la cuerda.
Creo María, de modo ferviente, que estás en un nivel cada vez más alto de creación, y que tus pensamientos plasmados en palabras merecen mucho reconocimiento y que lo tendrás. Más que nada porque, por lo que te conozco, no lo buscas, sino que te dirijes al éxito a través del camino que dicta tu inspiración, sin la maldita ansiedad que provoca el querer llegar a destino sin atravesar los campos de espinas.
Yo decubrí por tu medio, esto de los blogs y he creado el mío con el único fin de bajar los niveles de presión que arden en la caldera de mis pensamientos y expresarme.
Al principio produce cierto cosquilleo el ver poco tráfico por lo que uno expone, sin embargo hay mucho de satisfacción en escribir, publicar, adornar con bellas fotos y ver el producto de nuestra conciencia en la pantalla de la pc.
Para mí es una vía de escape y se siente bien...

Sabes que te sigo María, porque me gusta y me engrandece tu inspiración.
Un beso.

Buena exposici�n del tema; es lo que m�s me ha gustado, que has hecho una exposici�n y no un comentario.
Visto lo visto: �todas nuestras pantallas de ordenador son planas!.
Qui�n sabe que es lo bueno o lo malo, lo que uno busque o deje de buscar.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)