« Home | Día gris » | Mala racha » | Canje » | Reclamación » | Amor y Odio » | Genialidad limitada » | Hoy » | La Odisea » | El aprendiz de sí mismo » | Olas y Holas »

La Caja

Cuando de noche se asomaba dentro de la caja, los ojos se le llenaban de maravillas. Había un océano de sueños azules, un bosque repleto de sonidos y mariposas de colores que revoloteaban en torno a sus ojos. Aquellas sensaciones la fascinaban y se pasaba las horas contemplando el interior de ese minúsculo universo colmado de magia.

Cierta madrugada, abrió la caja más de la cuenta y a punto estuvo de perderse todo pero como su nombre no era Pandora, logró cerrarla a tiempo con ella dentro.


María Coca.


N. A.: Dedicado a Inma, mi amiga, que ayer se marchó con su baúl de sueños y el bolso cargado con nuestros corazones. Un abrazo enorme desde esta orilla, donde quieras que estés.

Querida Maria..

Que sea pues mi ultimo post un homenaje para las dos..

Un beso, tan cercano como sincero.

inma lo está saboreando...
besos

...y donde quiera que esté, sonríe, sin duda.

Mil caricias, María.

Hola María, es un bonito homenaje para Inma.

De pequeño tenía una caja así, toda llena de ilusiones, el tiempo se la comió, pero la tenía...

Un beso.

hay personas que son como una caja de pandoras y que te dan sorpresas.

hay personas con sorpresas agradables que vale la pena mantener cerca y otras sorpresas que mejor no decir


besos

El único punto de quedarse tan expuesta a las maravillas dela caja es que se pierda la capacidad de mirar el mundo sin ella...
Mil besos de ultramar para Inma y para tí.

Hola Maria, bellos sentimientos hechos palabra.

… logró cerrarla a tiempo con ella dentro.

No recuerdo haber tenido una caja de Pandora (en mi vida) pero de llegar a tenerla, elegiría esta.

Un abrazo silencioso

Inma descansa ahora en esa playa que tu sabes, saboreando el salitre que lleva la brisa y sabiendo que cada ola le trae los holas de quienes la querían.

Tu dolor es el mío. Mis dolores los tuyos. El abrazo de las palabras nada tienen que ver con el del alma hecho cuerpo. Ni siquiera sé si lo querrás... pero te lo mando de igual modo.

Inma sonríe: en ese bolso que con tanto garbo luce entre las nubes guarda -envueltos en seda- sus mejores recuerdos. Los recuerdos de sus buenos amigos y familiares. Eso le basta.

Besos al infinito.

Vuestras palabras son el mayor homenaje para ella.
Insomne: Gracias por tu beso y tus palabras de cercanía. Besos para tí desde mi orilla.
Merak: Seguro que sí, por supuesto que sí. Besosss.
Gabriela: Sonríe seguro. Besos cercanos para tí.
Torosalvaje: De pequeños todos tenemos una caja de este estilo. De mayores, debemos hacerla realidad o al menos intentarlo.Besos y gracias desde mi orilla.
Nolo: Si, hay personas que son cajas de sorpresas. Y mejor encontrarnos siempre con sorpresas agradables verdad? Gracias por tu comentario y bienvenido. Besos.
Mallén: Amiga... cómo se puede mirar el mundo si no es desde nuestro propio mundo? Siempre habrá maravillas que nos sorprendan... Besos cercanos y transoceánicos para tí.
Ynarud: Gracias por tus sentidas palabras... y besos y abrazos desde mi orilla.
Angel: Ojalá sea como tú describes. Gracias por ese abrazo del alma hecho cuerpo que quiero, por supuesto que lo quiero. Lo atesoraré allí donde guardo todo cuanto soy. Besos para tí desde mi tórrido atlántico hasta el mar en que te meces.
Jahh: Si, con esos recuerdos le basta... Preciosa descripción la tuya, que también es todo un homenaje para ella. Besos con todo el ron del infinito, querido amigo.

que emotivo homenaje. Inma se lleva tu hermoso saludo.

besos
m

No sé por qué pero este post me recuerda una canción de Sabina. Aquí te dejo la letra. Un beso.

Yo tenía un botón sin ojal, un gusano de seda,
medio par de zapatos de clown y un alma en almoneda,
una hispano olivetti con caries, un tren con retraso,
un carné del Atleti, una cara de culo de vaso,

un colegio de pago, un compás, una mesa camilla,
una nuez, o bocado de Adán, menos una costilla,
una bici diabética, un cúmulo, un cirro, un strato,
un camello del rey Baltasar, una gata sin gato,

mi Annie Hall, mi Gioconda, mi Wendy, las damas primero,
mi Cantinflas, mi Bola de Nieve, mis tres Mosqueteros,
mi Tintín, mi yo-yo, mi azulete, mi siete de copas,
el zaguán donde te desnudé sin quitarte la ropa.

Mi escondite, mi clave de sol, mi reloj de pulsera,
una lámpara de Alí Babá dentro de una chistera,
no sabía que la primavera duraba un segundo,
yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.

Les presento a mi abuelo bastardo, a mi esposa soltera,
al padrino que me apadrinó en la legión extranjera,
a mi hermano gemelo, patrón de la merca ambulante,
a Simbad el marino que tuvo un sobrino cantante,

al putón de mi prima Carlota y su perro salchicha,
a mi chupa de cota de mallas contra la desdicha,
mariposas que cazan en sueños los niños con granos
cuando sueñan que abrazan a Venus de Milo sin manos.

Me libré de los tontos por ciento, del cuento del bisnes,
dando clases en una academia de cantos de cisne,
con Simón de Cirene hice un tour por el monte Calvario,
¿qué harías tú si Adelita se fuera con un comisario?

Frente al cabo de poca esperanza arrié mi bandera,
si me pierdo de vista esperadme en la lista de espera,
heredé una botella de ron de un clochard moribundo,
olvidé la lección a la vuelta de un coma profundo.

Nunca pude cantar de un tirón
la canción de las babas del mar, del relámpago en vena,
de las lágrimas para llorar cuando valga la pena,
de la página encinta en el vientre de un bloc trotamundos,
de la gota de tinta en el himno de los iracundos.

Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

El misterio es la sal de la vida...

Vosotros sois quien la homenajeáis de la mejor manera posible. Gracias Martín, Marcos, por esa canción que Sabina quiso escribir para que fuese la más hermosa del mundo y gracias a tí, Manuel por la sal.

Besos desde esta orilla.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)