« Home | En busca del tiempo perdido » | La Herencia » | A tu lado » | Relatividad » | Desposeída » | Amor sin palabras » | El suicida asesinado » | Tango » | Brújula » | Guerra interna »

Autoengaño

Tenía una mala salud de hierro. Pasó de ser un niño enfermizo a un adolescente con ojeras de veladas que no celebraba. Su mayor problema era que su cuerpo no quería quererle. Ingería toda clase de complejos vitamínicos para lograr ser como los demás pero después de todo, seguía perdiendo el tiempo en las salas de espera de cualquier centro de salud.

A pesar de que nunca le detectaron un mal mayor, las continuas dolencias marcaban su existencia. Por eso llegó el día en que dejó de preocuparse por su cuerpo y comenzó a potenciar su otro yo.

Hoy, las continuas sesiones de hipnosis lo han convertido en un enfermo que utiliza la mente para imaginar que goza de un cuerpo sano.


María Coca.

Msi, la imagen anterior era más fuerte. Esta es más artística.
Sobre el texto... considerando que todos desde el momento de nacer empezamos indefectiblemente a morir, es cosa de ser un poco más honestos, no???
Saludos, querida!!!!!!!

Sí, a menudo las enfermedades se esconden en los recovecos de nuestra cabeza.

Un beso, María.

generalmente las enfermedades se esconden en nuestra cabeza..por Dios!!, pensemos que actualmente el solo hecho de habitar una ciudad nos hace enfermeos..

Supongo que para algunas, o tal vez muchas personas, es difícil encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente. La hipocondría, por ejemplo, remite a ese estado de ánimo en el que el cuerpo, por ser protagonista absoluto, se magnifica hasta límites insospechados. Tal vez sea esa la predisposición de tu personaje: magnificar lo exterior, maquillarse de cara a los demás, ofrecer, en suma una potencial imagen, de alguien que quiere ser como la mayoría de la gente: amantes de cuerpos hechos jirones de gimnasio, de dietas mediterráneas, médicas o de medichuchos parlanchines. Seguramente morirá en el intento.
Pero es y será su intento. Y eso es lo que importa al fin y al cabo.
Gracias.

Bueno, está bien, pero te he leído cosas mejores...
El amor, tiene estas cosas...jajajaja. Vale, no me pegues!!!!
Se te quiere!!!

jahh ( esperando su...ron)

gracias

pues que pena..
(lo que si me ha dejado encantado es la foto.. que buena¡¡)
..no le acompaña la suerte, ni en el físico ni el psíquico..

pobre hombre no?

Un besote..

A mi me encató. Como siempre nos traes esos pequeños relatos intensos y fuertes de emoción.
Te mando un beso grande. Nos vemos

pues es una de las mejores terapias... autoconvencerse... asertividad.
besos

A grandes males grandes remedios.

Un beso.

Que pena malgastar la vida así...sana sana curita de rana...

Besos

Algo es algo, el refugio de la imaginacion puede ser tambien un paraiso de salvación...

Muy interesante enfoque.
levanto mi copa y...
Salud.

Quizá no probó a curarse con la risa ni con la caricia del cariño...

Tiene que ser bastante jodido no estar agusto con lo que te ha tocado , pero más jodido aún el hecho de tener que aprender a aceptarlo.

Vemos sólo lo que queremos ver y no aceptamos lo que en nosotros no vemos... la mente humana es un laberinto...

Besos...!

sabes, acaso no es esto una buena foto de la realidad, un constante despertarse cada dia y convencer a la persona detras del espejo que uno esta cuerdo, que uno pertenece a la realidad... saludos!

"Mala salud de hierro"... hasta en eso puede uno hacerse bueno...

que arte!
saludos.

Hay que mirar en el espejo y saber ver la imagen que refleja... sin más.

un beso

Como decimos en Chile: Peor el remedio que la enfermedad!
Un abrazo!

Y muchas personas prefieren vivir del engaño que intentar solucionar sus males por medio de la humildad... Ser humildes en estos tiempos es una virtud, un don que muy pocos humanos llevan por dentro.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)