« Home | Autoengaño » | En busca del tiempo perdido » | La Herencia » | A tu lado » | Relatividad » | Desposeída » | Amor sin palabras » | El suicida asesinado » | Tango » | Brújula »

Felicidad

Ayer escribí en el techo
las veces que me has hecho reír
hoy las paredes
se han muerto de risa
y desde la calle me ven feliz

Ya no tengo nada que esconder
ni siquiera a mí
todos los ceniceros de la casa
han ardido por ti



María Coca

Estupenda y lírica forma de expresar un estado de ánimo.

cómo siempre digo, tu piel exuda poesía en estado puro.

Brindo por eso!

Hernán.

Es más fácil reir y gozar de nosotros, no depender de alguna situación o ser imanente a alguien, por esos días en que la soledad es requerida.

Saludos desde los ignientes cielos de Perú.

huy... con ésta me has pillado a traición... casi me la salto.
qué cruel es la felicidad... yo he llegado a odiarla... por eso de que del odio al amor sólo hay un paso.
besos

..¡¡PIROMANA¡¡
..Así que tú eres la causante de los incendios provocados ¿no?..


jejeje Un besote prima

Pd. la foto me la guardo.. es genial¡

cigarrillos, risas, paredes y ceniceros llenos de fuego....haaaa cuantos recuerdos mios.
me ha encantado

Comparto tu felicidad... Leer estas líneas me han dado felicidad... Gracias una y otra vez por permitirme leerte...

Advertencia única sobre tanto fuego y tanta risa... abra las ventanas para que no se ahogue con el humo.
Cariños de ultramar, hermana mía...

hoy, ...todos los ceniceros de la casa han ardido por ti.

gracias, por estos momentos de felicidad.

un abrazo ;)

Bonitas fotos

Me ha encantado, que post más chulo...besos

que rimas alegres!

saludos
m

Ne oarece muy erótica y particularmente profunda tu poesí, tanto así, que aún este poema tan aparentemente simple, resulta envolvente y mágico no sólo por lo que dice, sino por su carga infantil. Yo también escribo, me gustaría que leyeras alguno de mis poemas, a ver qué piensas.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)