jueves

Objetos Perdidos


Ella le entregó su corazón desmadejado una tarde a finales de otoño. Él se lo guardó en el bolsillo del pantalón orgulloso pero sin saber qué haría con él. Le pesaba demasiado. Apenas podía caminar sin sentir la carga y a cada paso, sus huellas se hacían más y más profundas. No podía continuar así. Aquella víscera terminaría por enterrarlo y decidió esconderla en alguna parte. Un sitio seguro, a salvo de todo y de todos: un enclave único y especial.

A día de hoy, ella sigue sin corazón y él descorazonado tras olvidar el lugar donde lo guardó.


María Coca.

martes

Contigo



Amar como la brisa
querer hasta doler
sin olvidar la risa

Vivir para sentirse vivo
un segundo eterno
pero contigo





María Coca.

domingo

La Caja

Cuando de noche se asomaba dentro de la caja, los ojos se le llenaban de maravillas. Había un océano de sueños azules, un bosque repleto de sonidos y mariposas de colores que revoloteaban en torno a sus ojos. Aquellas sensaciones la fascinaban y se pasaba las horas contemplando el interior de ese minúsculo universo colmado de magia.

Cierta madrugada, abrió la caja más de la cuenta y a punto estuvo de perderse todo pero como su nombre no era Pandora, logró cerrarla a tiempo con ella dentro.


María Coca.


N. A.: Dedicado a Inma, mi amiga, que ayer se marchó con su baúl de sueños y el bolso cargado con nuestros corazones. Un abrazo enorme desde esta orilla, donde quieras que estés.

sábado

Día gris

Hoy quiero perderme de vista
arañar el silencio hasta que grite
encender una vela y arder en ella
beber tu ausencia hasta que la vomite

Hoy quiero ser otra
cualquier otra
que no se parezca a mí
para no sentir como siento por tí





María Coca.

jueves

Mala racha


Nunca creyó en ningún tipo de magia, fuera del color que fuese. Pero sin quererlo creer, sus enemigos habían hecho de él un muñeco de vudú. Aquella racha de mala suerte tenía una razón ilógica.
Se rompió una vértebra tras una mala caída y después de aquello, vino la amputación de un pie. Todo iba de mal en peor hasta que de ir tan mal empezó a irle mejor. Después de todo, su ateísmo le salvó.


María Coca.

miércoles

Canje


Siéntate al borde del abismo
dame tu alma a cambio de mi cuerpo
hagamos el canje ya
la felicidad se ha posado en la orilla
no te muevas que se va




María Coca.

martes

Reclamación


Llegó el día en que el ángel de la guarda le pidió dinero en concepto de daños y perjuicios. Él se tapó los oídos para no escucharlo y sin darse cuenta cayó en una zanja diseñada con esmero por su ángel protector, actualmente en paro.


María Coca.

domingo

Amor y Odio



Mientes cada vez que
me hablas de amor
no me odies tanto
quiéreme sin palabras
y sabré de tu verdad



María Coca.

jueves

Genialidad limitada



El genio de la lámpara mágica pidió para sí tres deseos: amor, dinero y salud.
Su genialidad no le permitía la libertad.


María Coca.

lunes

Hoy



Hoy me levanté
con el pie izquierdo
El derecho se fue con otro
que mejor baila


Hoy me parezco
a quien nunca fui
El color de mi sangre
destiñe besos sin tí




María Coca.

domingo

La Odisea


Cuando Ulises por fin llegó a Ítaca comprendió que de todas sus aventuras, la mayor sería explicarle a Penélope que aquel a quien ella esperaba nunca regresaría.


María Coca.

jueves

El aprendiz de sí mismo


A través de su guitarra, se deslizaba por las cuerdas de sus sentimientos. Era la mejor fórmula de escucharse. Tocaba para sí durante horas, transitando por sus ilusiones y frustraciones al compás de la música.

En su mundo traducido a pentagramas la única nota discordante era su falta de autoestima. Y sólo la melodía le hacía comunicarse con el que habitaba en su corazón, aquel que callaba cada vez que hacía uso de su razón las veinticuatro horas al día, sin ton ni son.



María Coca.

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)