lunes

El cuentista

Por una vez en su vida, se tomó algo en serio y se puso a escribir. Escribió sin descanso. Al principio con ganas de decir cosas nuevas pero al poco empezó a redactar sin pensar lo que decía. A esas alturas, ya no importaba porque su fama le precedía.

El mercado editorial y una buena publicidad hicieron de él un literato de prestigio hasta que se cansó de tanta seriedad y empezó a tomárselo todo a risa. Hoy simplemente, vive del cuento.




Texto: María Coca

Imagen: Javier B.

viernes

Cuentos paternales

Era tan impresionable que sus padres le inventaron un cuento de vida para que no se asustara. Y creció envuelto en un mundo ideal al que se acostumbró por comodidad.

Nunca pisó la calle ni el colegio. Tuvo una vida tan irreal que al cabo de los años desapareció, o eso cuentan sus padres cuando le preguntan por ese hijo tan impresionable que nadie conoció.


María Coca

miércoles

Amor natural



Saber que me sabes a vida
cada vez que me besas
te convierte en mi savia
por naturaleza






María Coca

lunes

Los excesos pasan factura

De tanto escribir con el corazón en la mano la sangre se le volvió tinta. Y su sangre azul le facilitó llegar hasta una joven duquesa de la que se enamoró y para quien escribía con mayor profusión versos con dolor.

Finalmente, al cabo de quinientos sonetos y una anemia sin diagnóstico lógico terminaron por anunciar el compromiso oficial. Sin embargo, cuando fue a firmar su nueva situación civil colmado de felicidad, la estilográfica vomitó sus últimas gotas de vida y allí sin más falleció destintado.


María Coca.

jueves

Cometa



Soy una cometa en tus manos
que se eleva con el brillo de tus ojos
cruza montañas sobre tu piel
y tras volar entre tus labios
cae siempre a tus pies






María Coca

Imagen: C. Carpier

miércoles

Fe Verdadera o falsa

La hermana Elvira había perdido la fe en Dios. Un día sin más se levantó escéptica. No supo por qué y ni la oración le devolvió la devoción.

Desde entonces cada noche se auto flagela con alcohol hasta donde el dolor y el placer se hacen uno buscando creer en algo, aunque sea falso.



María Coca

lunes

Amor onírico


Al despertar el marinero, ella ya no estaba. Pero el sueño había sido real.
Junto a su cuerpo desnudo, una pequeña escama dorada le confirmó que estaba en lo cierto: la sirena le amaba.


María Coca

jueves

Eternidad no buscada


Cuando el elefante con memoria de pez se dio cuenta de que no recordaba dónde debía morir supo que algo iba mal. Nunca había sido como los otros. Y al final de su vida ya no le importaba parecerse al resto. Así que llegó el día en que por instinto abandonó a la manada y se adentró en la sabana, en la que aún se encuentra perdido, sin recordar dónde debe morir ni cuándo.




María Coca

lunes

Incomprensión



Nunca entenderé
que no me hayas entendido
cuando te pedí que me quisieras
como tú hubieras querido





María Coca

miércoles

Máscaras


El hombre de las mil máscaras se cansó de su transformismo. Decidió elegir entonces entre todas aquellas identidades utilizadas. Y fueron tantas sus dudas existenciales que al final escogió la del hombre invisible.


María Coca.

Felicidad

Ayer escribí en el techo
las veces que me has hecho reír
hoy las paredes
se han muerto de risa
y desde la calle me ven feliz

Ya no tengo nada que esconder
ni siquiera a mí
todos los ceniceros de la casa
han ardido por ti



María Coca

lunes

Autoengaño

Tenía una mala salud de hierro. Pasó de ser un niño enfermizo a un adolescente con ojeras de veladas que no celebraba. Su mayor problema era que su cuerpo no quería quererle. Ingería toda clase de complejos vitamínicos para lograr ser como los demás pero después de todo, seguía perdiendo el tiempo en las salas de espera de cualquier centro de salud.

A pesar de que nunca le detectaron un mal mayor, las continuas dolencias marcaban su existencia. Por eso llegó el día en que dejó de preocuparse por su cuerpo y comenzó a potenciar su otro yo.

Hoy, las continuas sesiones de hipnosis lo han convertido en un enfermo que utiliza la mente para imaginar que goza de un cuerpo sano.


María Coca.

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)