viernes

Completo




En la frontera
entre el querer y el amor
no caben más palabras
sólo hay sitio para dos








María Coca

lunes

Evidencia

La vejez le amaba. Y él no sabía si sentirse feliz o desgraciado. Siempre había sido un amante atento y servicial. De hecho, a lo largo de su vida se había comportado como un perfecto caballero en cada ocasión.

Sin embargo, cuando la vejez llamó a su puerta supo que aquella relación no tendría un final feliz. Resultaba evidente que tarde o temprano ella le abandonaría por otro más joven.



María Coca

miércoles

Lo sé

Lo sé. Mi autoestima está por los suelos. Siempre ocurre igual cuando llega esta época del año. Y sólo necesito que me digan lo más mínimo para caerme por dentro. Ayer ocurrió. Alguien hizo un comentario sobre mi forma de mover la cucharilla del café y me saturé.

Lo sé. A todos nos pasa que nos pisotean de vez en cuando. Pero lo de ayer hizo que por una vez en mi vida dijera basta a tanto atropello emocional. Y hoy soy un asesino. En fin, un mal momento lo tiene cualquiera.


María Coca

lunes

¿?

Su hábitat natural eran las interrogaciones. Desde niño se preguntaba el por qué de todo y de mayor, también. No le encontraba sentido a nada, ni razón ni lógica. A grandes rasgos, el mundo le resultaba incomprensible.

Cierto día se propuso escribir todas sus interrogantes en papel. Tal vez así descubriera las respuestas. Sin embargo, después de meditarlo una y otra vez no lo hizo. Para qué.



María Coca

viernes

Boca de mar



Se me hace la boca agua
cuando pienso en ti
y tanta agua pasa a ser mar
por donde tú navegas
si bebes de mí



María Coca

miércoles

Inocencia

Tenía la mala costumbre de no pensar lo que decía. Le iba mejor así hasta que a causa de tantos actos reflejos se quedó solo.

Nadie quería estar a su lado y únicamente los niños le apreciaban como era. Así que decidió no pensarlo dos veces y envejecer como un niño. El Alzheimer, al menos, no le robaría la inocencia.


María Coca

lunes

Continúa si te apetece...

Este sólo es el primer verso. Si quieres seguir, házlo...


Deseo ser tu mayor deseo







Imagen: C. Carpier

miércoles

En su justa medida

Como no sabía cuánto le quería, le arrancó el corazón y lo pesó. Aún así no estaba convencido y le pidió que le diera sus ojos porque el amor es ciego. Tampoco eso le aseguró si le quería como él quería que le quisiera, por lo que finalmente le rogó examinar su cerebro para saber si era cierto que le amaba también con la razón.

Y con todas las confirmaciones a su alcance, se echó a llorar desconsolado. Había descubierto científicamente que aquello no era un amor equilibrado: le quería en exceso.



María Coca

lunes

Protagonistas



Cada cual vive a su modo
con el guión que nadie escribe
somos actores de segunda
en busca de quien queremos ser
cuando estamos solos








María Coca

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)