« Home | Cambios climáticos » | Inercia » | Caracolada » | Deseo de Año Nuevo » | Navidad » | Fama » | Juego » | Magia real » | Meme: Ocho cosas que me hacen sonreír » | Triángulo amoroso »

Fondo de armario

Acumulaba reproches dentro del armario. Los ocultaba entre las camisas que nunca se ponía y así los olvidaba. Pero poco a poco, se extendieron entre la ropa que más usaba y un mal día se le colaron varios en los bolsillos. Aquello le hizo sentirse como un trapo durante la jornada por lo que de vuelta a casa, sacó toda la indumentaria del ropero y la tiró a la basura.

Esa noche, el vagabundo que halló las prendas pasó a ser el hombre más afortunado del mundo: había encontrado un fondo de armario a su medida con el que se sentía alguien importante.


María Coca

Pobre del que reproches esconda,
no encontrará pena más honda...
Pues cuando la verdad se afronta,
el reproche es cosa muy tonta,
que emana de la inseguridad,
y de la mala vanalidad.
Al que se calla sentimientos
le carcomen remordimientos.

Besos

Se deshizo de los reproches y encima hizo sentir bien a alguein. Doble motivo para sentirse mejor en su pellejo...

No cambies Maria Coca, me encantan tus historias...

Besitos corazón de melón

.. he visto a los reproches extenderse entre tus letras como si de células vivaces, contagiosas, se tratara..
.. ala que te cuento un chiste.. pera..

Va una con su uno a la consulta.. y le dice ella al médico:

- "doctor creo que soy esmeril y mi marido imponente"..

Y el médico le responde:

- " ni tu marido es imponente, ni tú eres esmeril..
.. lo que tenéis que hacer es mas vida maritima"..

.. besitos María.. (prometo no contar más chistes malos.. jeje)

qué feo eso de los reproches!
besos

Los trajes nos hacen la vida, sin ellos mucha gente es nada, ellos calzan al hombre: lo hacen sentir afortunado o desdichado.
Gracias

Así como las prendas y las cosas que no usas en un periodo de tiempo, por cualquier razón hay que desecharlas por que solo nos quitan espacio y energía, los malos sentimientos, los rencores y los no perdones hay que desecharlos. Guardarlos, esconcerlos solo ocupan un espacio en nuestra vida que no nos permiten ser.
Alguna vez aprendí que hay que viajar ligeros, en todos los sentidos.
Saludos María Coca.

ya lo dicen, siempre hay que tirar lo que no se usa, lo que no sirve, lo que sobra...es la única de dar vaciandose para poder volver a llenarse...un beso

Hay personas que más vale vivan desnudas, pues sus pieles no está aptas para portar con tan pesadas prendas.

Pero existen aquellos que pudene vestir hasta con prendas ajenas...

Bonito homenaje el suyo.

Nada más liviano para el alma que la desnudeza. Claro, siempre que no sea en invierno.
Cariños!

Además de limpiarse de reproches, una buena excusa para renovar todo el vestuario, así que doble objetivo conseguido.
Buen texto, muy original como suele ser habitual en tus letras.

espero que no vuelva a guardar sus reproches, que aprenda que de nada sirven... Su renovación también fue la del mendigo, ejemplo de relatividad!

besos de colores!

Excelente!!!

María siempre me sorprendes con estas historias que leo y vuelvo a leer. Me regalas pensamientos que me llevan a la reflexión y agradezco mucho eso.

besotes, muchos!!

Gaby

Y el vagabundo probablemente tenía motivos para quedarse también los reproches.

Besos.

Por eso a los reproches es mejor tirarlos a la basura...

Besos grandes.

Yo también tengo un fondo de armario repleto de muchas cosas, algunas las olvido casi para simpre y otras las rescato con el paso del tiempo o aparecen ella solas.

Me presento: he recaído por tu blog por una de esas casualidades, ya sabes. Quiero felicitarte por los post que me ha dado tiempo a leer. Con tu permiso pasaré a leerte.
Un saludo.

Yo también... tengo fondo de armario, y a veces dudo en cual de ellos. Tengo tres, dos llenos de trastos o ropa usada, incluso para usar.

;(

Entonces, ¿al vagabundo no le incomodaban los reproches? ¿O se limitó a dejarlos con la basura sin darles importancia?

Más besos desde el Mediterráneo.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)