« Home | Vida soñada » | Con tacto » | Regla de tres » | Erodinámica » | Una mala cosecha » | Amor libre » | El regreso » | Fondo de armario » | Cambios climáticos » | Inercia »

Cuerpo a cuerpo



Si mañana amanece
será por la luz que derrochas
con tu desnudez invasora
ahora que la noche nos alcanza
y tu cuerpo me derrota





María Coca

Tengo que reprimir los olés, pero es que me dan ganas.

Bello.

Besos.

ayy prima..
que no amanezca nunca, para no tener que irme de tu lado.

Un beso

Pues sí señora, cuanta luz en el poema. Muy bueno y muy a cuento...
Besos

seré el abogado del diablo,
contrapartida,
maneras de una psique sin cuerpo.
Macedonio Fdez.

En orimer lugar que imágen tan hermosa, y en segundo que versos tan palpables y tan reales, como lo es el poema de Benedetti.
Saludos.



UNA MUJER DESNUDA Y EN LO OBSCURO

Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna
es conveniente y hasta imprescindible
tener a mano una mujer desnuda.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que da confianza
entonces dominguea el almanaque
vibran en su rincón las telarañas
y los ojos felices y felinos
miran y de mirar nunca se cansan.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
es una vocación para las manos
para los labios es casi un destino
y para el corazón un despilfarro
una mujer desnuda es un enigma
y siempre es una fiesta descifrarlo.

Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte.

La derrota de la oscuridad ante la luz. El amor que sucumbre ante el abandono.

Me atrae la idea de querer perpetuar la noche con ese condicional "si mañana amanece", y en caso contrario, ante la ley vital de la naturaleza, continuar siendo poseída por la propia luz del amor, del cuerpo del amor. Así, de esta manera todo es una continua entrega. Pero a mí, me fascina que todo comience en la noche, territorio oscuro al tiempo que lleno de luz.
Gracias.

Muy acertado.
Aquí, un tasnochador, se siente reflejado... con permiso.

Sólo nos falta un local de jazz y una luz tenue.

Beso.
Pepe.

Estremecedor, desde el sentido en que las palabras saben a gloria en los labios que nunca abriste.
Me seduce esta forma de escribir que tienes María... Me lleva a pensar en rendirme, en ceder...

Llegas a ser muy poderosa.

Felicidades.

Hernán.

Tengo un regalito para ti en mi blog!!

Besitoooosss!

Breve, pero hermoso. Sobre todo los dos versos finales.

María coca, precioso como todo lo que escribís. Tu blog y cada post son una delicadeza de palabras e imágenes.

Un placer a los sentidos. Bsss.

Qué lindo es esto!
Un caricia leerlo. Te felicito.
Me encantó.
Te dejo un beso.

.. ¡pero María, que cosas más bonitas escribes!..

.. muchos amaneceres para tu vida.. besos..

Y si amanece por fin y el sol incendia el capó de los coches,
baja las persianas,
de ti depende, y de mí, que entre los dos siga siendo ayer noche,
hoy por la mañana.

Hola MC ,lo tuyo como siempre sigue siendo inefable, y despides más luz que tus versos.(humildemente)

María coca...eres poesía...

BSS

y mañana por la tarde, cuando el sol se retire, volvamos a desnudarnos para crear un nuevo día, y qué así sea por toda la eternidad.
Esta es la leyenda de como dos amantes crearon el día y la noche.

besos dulce maría!
maría dulces besos!
dulce maría, besos!

;D

Dibujas plenamente el éxtasis de los amantes, la luz de su nectar, sus cuerpos eternos brillando y naciendo con cada encuentro...Es realmente hermosa la imagen de la luz y la noche fundidas en la pasión...¡Bello!...Llenas también a la palabra de esa plenitud de los amantes y nos haces vivir con ella: Eros nos embriaga con su miel maravillosa y tú con él, cómplice de la noche, intemporal...

¡Guau!

Más luz, por favor.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)