« Home | Hechos » | Indecisión » | Lenguaje corporal » | Amor a distancia » | Un año de Tasca » | Aislado » | Ensoñación » | Odisea sentimental » | El peso de la lógica » | Cuerpo a cuerpo »

La fuerza de la costumbre

De lunes a domingo, se montaba en la bicicleta de la monotonía y pedaleaba. Después de tantos años, el camino siempre era el mismo y se lo sabía de memoria. Por eso le pilló por sorpresa aquel badén que encontró un miércoles a media tarde sin previo aviso. La impresión le hizo caer y como consecuencia se le rompió la cadena.

Desde entonces, cada día toma un medio de transporte diferente para burlar cualquier hecho que desarmonice su rutina. A estas alturas de su existencia no soporta que ningún imprevisto lo aleje de sus costumbres, a las que por fin se ha acostumbrado.



María Coca.

Yo soy de costumbres fijas, quizás es porque son las mejores que he encontrado a lo largo de mi vida y he decidido vivir en ellas.

Como siempre excelente paradoja.

Besos.

Tal vez porque seamos presa de la fuerza de la costumbre en cualquiera de sus muchas facetas o representaciones. Lo que para unos es rutina diaria, tedio o aburrimiento para otros es hacer cosas diferentes, divertidas, pero todo en fin es costumbre, porque somos incapaces, por el momento de salirnos de nuestras propias vidas.
Gracias.

La vida necesita de cambios, necesitas que renovemos día a día nuestros modos de salir al mundo.. hoy por aqui, mañana por allá.. siempre y cuando la esencia de cada uno nunca cambie.
Ser siempre el mismo.. no quiere decir hacer siempre lo mismo.

Saludos desde mi AmaneCeres!

Acostumbrarse a la costumbres es tan fácil como no percibir esa misma costumbre...

(Demasiadas horas despierta = comentarios sin sentido). Mañana interaré remediarlo.

Un besazo

Y sin embargo, ese cambio de transportes (quizás de ideas), en la necesidad de no perder su rutina, es lo que que quizás le salve de tanta monotonía.
Perdón, pero no puedo dejar de notar tus certeros mnensajes en el corazón de tus palabras...

Miles para vos...

Her.

jjajajaja me senti identificada... me pasa muy seguido con tus escritos...

salu2

Suponer que el camino es siempre el mismo lleva al desastre. Ahora mi rutina es no tener rutinas... Las esquivo. De momento me va bien.
Un beso.

...las rutinas nos proporcionan seguridad en nuestro camino y eso es bueno...pero los badenes que nos sorprenden nos emocionan y eso es mejor aún...

besitos hasta tu orilla

Paradojas del viajante, cambiar para no cambiar.

Besos grandes.

Besos desde la mía. A plena luz.

Iba a comentar lo mismo que hawwah, que la rutina nos da seguridad, pero la vida nos exige adaptarnos rápidamente a sus caprichosos cambios... y ahí está la inteligencia de cada uno para hacerlo con mayor rapidez y alegría!

Me ha encantado tu tasca! El vino es delicioso :)

Hay rutinas que encadenan... Y hay badenes que descolocan... El "tambaleo" nos hace sentir vivos. Nos hace ir más deprisa o más despacio... e incluso parar de repente. Lo importante es intentar mantener el equilibrio...

Un abrazo!!

Romper rutinas
provoca mantenerlas
y más razones...

Bersos

Hola maría, buenísimo post... como siempre.

Bsss.

Breve e intensa, hermosa y paradójica, como siempre y como nunca.

Baisers.

A veces la comodidad de la rutina es más fuerte que la desidia...

Besitos

No me lo puedo creer!
te llamas maria coca?
yo tambien!!
soy de zaragoza, y cuando
lo e visto,,,
me a xokao jejej
weno mi msn es,,
maria7_14 xD

bss

y sin embargo a veces los imprevistos son agradables, ¿verdad?

amor

Buenas noches maría Coca. Siempre te digo lo mismo pero es que es una gozada leerte y sacar tanto sabor de tan pocos renglones.
Me gusta la rutinilla. Cuando me falta lo agradezco por la novedad y cuando vuelvo a ella, la sonrío.
Un besote

"ningún imprevisto lo aleje de sus costumbres, a las que por fin se ha acostumbrado".

Me ha paralizado. Simplemente.

Me dejas sin palabras. Mientras vuelven, te dejo aquí mi sombrero.

Del negro al azul... un beso de miércoles.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)