« Home | Caos visceral » | El voyeur » | El viajero » | El libre albedrío de las palabras » | Efectos Secundarios » | Paracaídas » | Pentagrama emocional » | Memoria » | La fuerza de la costumbre » | Hechos »

En busca de la infelicidad

El mayor de sus problemas era que no tenía ninguno. Y se dejaba morder por la incertidumbre inventando dilemas a cada paso. Su fortuna le convirtió en un ser desafortunado hasta el punto de sintomatizar su infelicidad y sentirse el ser más desdichado de la tierra.

Así que inconscientemente buscó motivos para alimentar su tristeza y los halló sin demasiado esfuerzo. Desde entonces, el menor de sus problemas es haberse buscado su perdición. Hoy se siente plenamente feliz regocijado en su propia desgracia.



María Coca

Las geniales paradojas de María Coca.

Un día las has de editar. Se merecen mayor divulgación.

Besos.

inventor de problemas: un oficio duro y altamente contagioso que requiere dedicación plena

ser feliz en la desgracia... paradoja y verdad empírica: la tristeza crea dependencia

como es habitual en ti, en las nubes de la genialidad

un beso

estoy con toro, tus paradojas siempre tan geniales, tan bien hiladas...estamos ante todo un fenómeno de las letras!

un besito

Es que si uno se pone en la labor no es tan difícil encontrar tristezas... debo ser vecina de este ser ;)

Como siempre, maravilloso texto, que tengas una linda semana

Defines estupendamente a un tipo de personas empeñadas en mirarse el ombligo como si fuera el eje del universo. Besitos

Hola maría, excelente ese juego de palabas y situaciones increíbles.

Bsss. Muy bueno.

Pues no sabía la suerte que tenía si el mayor de sus problemas era no tener ninguno. Eso demuestra que siempre deseamos lo que no tenemos.

Tengo miedo a regodearme en mis miserias, intento no hacerlo...

Es tan fácil estar triste sin motivo...

un beso!

Esta vez paso a avisarte, que he elegido tu blog, como uno de los Blogs Brillantes.
Podrás leerlo en mi blog.
Como siempre es un placer pasar por este blog!
saludos!

Me gustó visitarte y leerte... mucho.

Te abrazo
MentesSueltas

No pudo evitar evocarme el relato Infeliz de esta entrada: http://relatosdebolsillo.blogspot.com/2007_06_01_archive.html

Enorme blog, una preciosidad, de verdad. Paso muy a menudo, aunque casi nunca digo nada.

Un beso.

Y es que nunca sabemos dónde vamos a encontrar la felicidad..., donde menos lo esperemos...seguro

Besicos

ésa es mi madre; seguro.

Envidio a este hombre tan feliz.
Y siento compasiòn de este hombre tan desdichado.

Qué triste, pero de alguna manera dice lo que a veces somos los humanos: seres inconformes, amantes de la búsqueda, siempre caminando hasta la hora del fin...
Eres una maga del relato breve.
Te felicito, y no termino de sorprenderme...
Un abrazo.

Lúcido y sorprendente comentario. Es una genialidad mas de las que tienes en tu blog.
Un beso

deleitarse en los problemas es un acto de valentia.

Exelente, realmente exelente.
Besos ultrasonicos.

Su mayor problema era el mismo. ¿tal vez depresivo, autocompasivo, conflicots internos? pero si eso lo hacía feliz....

Un saludo Maria Coca.

"Hoy se siente plenamente feliz regocijado en su propia desgracia."

Hola María.. como siempre esos textos que nos dejan boquiabiertos.. me encanta como juegas con las palabras..


Saludos desde mi ÁmaneCeres!!

Esto me recuerda a alguien que yo conozco...
Un saludo!

Tal vez no podamos vivir sin problemas, tal vez no podamos estar en ese remanso ideal, ajenos al bullicio de las gentes, tal vez seamos animales de costumbres, tal vez unos desgraciados con la facultad de pensar.

Saludos

Un sentimiento rico en ambigüedades, como es el sentido del juego con mayúsculas donde arde cada yo.

Muy bueno.

Un beso.

Cada cual tiene sus propios valores y, para algunos, revolcarse en sus propias miserias y, porqué no, en las ajenas, es el culmen de la felicidad...

Un abrazo

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)