« Home | Sudor y lágrimas » | Inocencia vital » | Más que nadie » | La perfección no existe » | Instinto animal » | Para calmar la sed... » | Expediente X » | Rendición » | Primer amor » | Responsabilidades »

Crimen pasional

A sabiendas de lo que hacía, le disparó en el pecho. Después notó el peso del arma en su mano y un agujero del tamaño de un cráter apareció en su corazón. Pese a las apariencias, él era un asesino con sentimientos.

Con el ruido de su moto, ensordeció el recuerdo de aquel proyectil y aceleró cuanto pudo para huir de su conciencia, que nunca había sido mala del todo.

Se conocieron en una fiesta de fin de año y aquel cambio de siglo en un segundo, les auguró una relación tortuosa desde el principio. Nunca llegaron a entenderse del todo y mientras más tiempo pasaban juntos, más alejados se encontraban, pero se querían.

Ahora no sabría decir cuándo tomó la decisión de acabar con su vida, aunque tenía claro que aquella situación resultaba insostenible para los dos. O eso se repetía miles de veces para justificarse. Sin embargo, sabía que el problema en este instante era otro: vivir con ello; respirar sintiendo que su conciencia le ahogaba.

Hasta llegar a su casa, nació y murió varias veces tratando de enterrar sus miedos. Después respiró profundamente, haciéndole el boca a boca a su entereza para pasar inadvertido frente a los vecinos.

Al abrir la puerta de su apartamento, el olor a humedad le caló los huesos. Su mujer lo esperaba en el salón, con la televisión encendida.

-Menos mal que ya estás aquí, querido. Tengo malas noticias que darte.
-¿Qué pasa?
-Acaban de anunciarlo en las noticias. Han encontrado muerto a uno de tus alumnos del instituto. Dicen que se ha suicidado. ¡Es horrible!

Él no dijo nada. Se desprendió de la chaqueta de piel y del casco repleto de cadáveres entre los que se hallaba su memoria. Y sin querer acordase nunca más de nada, abrazó a su mujer como cada día.


María Coca

Imagen: Oleg Seleznev

Muy bueno. Espeluznante.

Te felicito.

Besos.

Caray! Esta vez me has pillao. Eso me pasa por pasarme de listo y hacerme una idea del final desde el principio. Me está bien empleado.

Chapeau.

Un beso.
Codorníu

Sin darte cuenta, te vas pasando al relato, María. Me alegro. Sólo me chirría la expresión "...mientras más...", pero la historia no tiene desperdicio. Qué duro vivir detrás de una máscara. Enhorabuena, María, un beso desde mi orilla

emocionante de principio a fin...y escrito con esa sensibilidad que tanto te caracteriza...da gusto leerte!

un besito, guapa

Espectacular.

Me despido con la piel de gallina...

un beso!

Como a veces ocurre, quise contarme la historia... pero como también pasa, me sorprendiste con una vuelta de página.

Besos!!

Lindo e impresionante. Me fascina pasar por aquí.

Muy bueno el giro de la parte final,que desarma todo lo supuesto durante la lectura. Ese tipo de giros es muy interesante en microrelatos como este.
Besos

Eres la mejor. No cabe ninguna duda.
Un beso.

y la muerte de la memoria como final de un relato terrible y cruel...
sos GENIAL, sabías no????
besotes!

Excelente, me ha gustado mucho lo del "casco lleno de cadaveres entre los que se hallaba su memoria"

Genial

Un abrazo

El comentario mas fiel que podría dejarte sobre mi reacción ante tu cuento, sería una cara de sorpresa total con los ojos bien abiertos y la mandíbula un tanto caída... me dejaste entre sorprendida por el giro (aunque te digo siempre que me sorprenden tus historias) y un poco triste por los acontecimientos, lo leí una y otra vez... es muy bueno!!

Muy bueno.
Antena 3 no lo utilizaría nunca para 'El internado'.
Más bueno todavía.
Un (b)eso...

Buen texto María.
No hay nada peor que hacer pagar a los demás, nuestra propia vergüenza.

Menuda creación la que me encuentro al volver, impecable...

Besicos

Acabo de llegar a tu casa, y viendo lo que acabo de ver, seguiré indagando, muy buen relato, muy muy bueno lo tiene todo y en poco espacio, sin dejar la poética de lado va en pro de un camino fluido.

Creo que pasaré frecuentemente por aquí... voy a seguir bajando... 1abrazo y enhorabuena.

Tal vez ni tu misma encuentres la verdadera dimensión de los que escribes,sencillamente GENIAL . Con mayúsculas .
Un abrazo .

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Fantástico, María, esta vez te has superado a ti misma
buen finde

esquisito

este relato lleva el sello María Coca, sin duda. Pero hay algo especial en la forma de contarlo, en ese final sorprenderte. Me gustó como ningún otro. enhorabuena maría,
un beso.

Buen relato. Uno queda sorprendido por el final. De alguna manera la realidad tiene algo de fantasìa y ficciòn, y viseversa.
Se puede leer una y otra vez e igualmente reinventamos un nuevo final.
Un abrazo.

Dicen que lo más importante de un relato es que el final te sorprenda y desde luego el tuyo lo ha conseguido. Un besote chiquitina!

Qué relato! Me sorprendiste con la guardia baja. Muy bueno. Muy intenso. Recordé a Match point, que la vi a hace poco.

Te dejo un abrazo.

ya van tantas veces que lo leo, y realmente me parece tan natural y espeluznante, tan dia a dia, me gusto mucho este relato, y me dejo pensando en otras muchas historias....

besos!!

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)