« Home | Recuerdos imaginados » | Vidas geométricas » | De vuelta » | Prismas » | En las nubes » | Incertidumbres » | Imágenes » | Leyes Universales » | En busca de la infelicidad » | Caos visceral »

Despotismo ilustrado

El contador de historias lo tenía todo menos el final. Y fue entonces cuando los personajes se sublevaron. El protagonista se fugó con la i griega y todos los demás se aliaron para exigir mejores descripciones y un final feliz.

Visto lo visto, el contador de historias no se lo pensó dos veces. Pulsó la tecla suprimir y apagó el ordenador sin el menor remordimiento. Prefirió dejar la mente en blanco antes que escuchar aquel zumbido de vocecillas dentro de su cabeza. Un mal día lo tiene cualquiera.



María Coca

muy bueno.
bien escrito y de una creatividad muy original....


un saludo

se avecinaba un final triste, los personajes lo sospecharon en seguida e incitaron a las letras a la rebelión

... cuidado al reiniciar el ordenador... pueden estar acechando en el procesador de textos :)

soberbio, María

un beso muy grande

Cuando escribes, hay un momento en el que la historia deja de ser tuya y parece que tiene vida propia. Imagino que el contador de historias perdió el control sobre la suya y apagó el ordenador esperando sus musas. Qué bonita historia, María. Un beso

Imagino que el protagonista sería la "o", que unido al "y", formaron el "yo", ese "yo" que siempre está presente en todas las historias y que cuando uno menos se lo espera: no aparece.

Una curiosidad, María: ¿cuál es vuestro gentilicio?

Quise decir muchas cosas pero parece que mis letras entraron en fuga al leer que es posible... Me encanta el relato! a pesar del numero de historias tuyas que leo me gusta mucho esa sorpresa que despiertas en mi al terminar la lectura.
Besos

Genial, escribes con una sencillez y una claridad extrema. Me dejare caer mas amenudo por aqui, siempre que me lo permitas....

besotes de esta peke

Pd: te invito a mi blog

El terror a la posibilidad no prevista. Una verdad oculta, acechando, esperando un descuido del alma y del entendimiento. Un mal día lo tiene cualquiera, y lo digo por los personajes, que no tienen la culpa de nada.

Saturación del contador. No está mal, de vez en cuando un descanso.
Sin embargo es peor el proceso inverso: El mutismo, el silencio atronador de las letras, la no-reacción de las teclas. Entonces, el contador entra en una espiral de pànico ese teror de quedarse sin pulso, justo cuando más lo necesita.

Equilibrio. Como la balanza de Auserón, con los pesos colgando por dentro.


Un abrazo!

Un hombre sale de viaje, otro es el que regresa

¿No sería que el zumbido del disco duro no le dejaba pensar?
O a lo mejor intentaba terminar la historia a las cinco de la tarde, "hora sevillana", es decir, imposible...

¡Qué chulo es tu blog!

Saludos desde Málaga

Forma parte del proceso de la creación el que los seres, ya pasó con nuestro señor Dios, se rebelen y pretendan valer sus derechos y decidir sobre su destino, sobre su vida. Es eso mismo, ley de vida.

Saludos.

Si a veces el escritor se convierte en personaje de metaescritura, ¿por qué se va a cerrar la frontera a los personajes el viaje de regreso? Felicidades por el microcuento.

A veces, el contador de historias, se empeña en llevarnos al delirio...

Me gustó mucho el microcuento. Felicidades

Saludos

!Que bueno! Estoy recien llegando y seguro volveré !Un abrazo!

Seguro que hasta sin voz esos personajes siguen rondando al escritor...no se van ni con agua...si con el boton de apagar...

BSS

Pirandellesco

MARIA:

Enhorabuena por esa creatividad e imaginación , no me exatraña que tengas varios premios a la originalidad.

AL SER DIFERENTE...TU TAMBIEN DEBES SERLO

sALUDOS, VOLVERÉ

Pues que capuyo el contador de historias y que pena por esos personajillos.¿Han desaparecido del todo o andan deanvulando por algún lugar perdido en la mente de su creador? .Besos.

Tú sí que estás hecha toda una contadora de historias ;-)

Besos desde la otra orilla.

María, tú si que sabes contar y sorprender con tus historias, a veces inmensas, a veces cortas y pequeñas, pero siempre interesantes y hermosas,siempre cargadas e impregnadas de ti mismo.
Un abrazo.

que vivo el relato!

pucha maria... vos tienes una forma de sorprenderme constantemente, son relatos cortos, pero siempre me sorprenden, siempre me sonrio mientras te leo, y luego pienso un rato... me dan ganas de escribir despues de leerte...

un beso hasta Sevilla!

Pasaba por aquí en correspondecia a tu visita.
El contador de historia no ha asumido que él no es más que un mero mediador, del que se sirven los personajes para manifestarse.
Un saludo.

"I" griega y latina juntas se conjuraron para tal fin. Y es que ante tal alianza no hay relator que no sucumba...
Mua!

tan original y mágico como siempre:)

besitos

Pirandello a la máxima potencia, buenísimooooooooooo

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)