« Home | Responsabilidades » | Jardín erótico » | Despotismo ilustrado » | Recuerdos imaginados » | Vidas geométricas » | De vuelta » | Prismas » | En las nubes » | Incertidumbres » | Imágenes »

Primer amor

Era demasiado niño para enamorarse. Pero lo hizo y de una sirena. Con alma de conquistador, le enviaba mensajes de amor en barquitos de papel. No estaba demasiado seguro, pero creía que ése era el mejor medio para comunicarse con ella. O algo así había visto en la televisión.

Durante todo aquel verano su corazón palpitó al ritmo de las mareas. Y sin proponérselo, su amor estival siempre viviría en su recuerdo como el más feliz de su vida.

De poco importaría saber, años más tarde, que esos seres eran mitológicos. Después de todo, sólo él poseía la prueba de que su amada también le quiso, cuando uno de sus barcos regresó con manchas de carmín en la proa.


María Coca

Y para él se queda esa satisfacción tan grande...qué importa lo que digan los demás...

Besicos

qué precioso, María...

me dejas con la emoción en la garganta

sublime




un beso... arrebatado y sin habla

¿quién es capaz de demostrar que esa sirena no era real para esa persona?

La pureza, grandeza e inocencia del primer amor, cuando todavía no estamos atados a las exigencias, es único. Aunque después ames profundamente a alguien, no vuelve a ser lo mismo puesto que el primer amor es genuino!

Me he acordado mi primer amor, jeje, le miraba desde la ventana de mi cuarto, esos ojos azul cristal jamás los olvidaré, Toti se llamaba (murió hace años de un accidente y eso no hizo más que potenciar el recuerdo de su esencia).

besotes María, hacía mucho tiempo que no venía a verte pq, no sé el motivo, desde mi blog no puedo acceder al tuyo... pero te he econtrado en comentarios de otros blogs y he seguido la marea hasta llegar aquí!

Yo conozco una sirena… y recibí el barquito con carmín… jajaja….

Que lindo María. ¿Redundo mucho si te digo que me gusta? Porque siempre lo hago.
Que amor más bonito e inocente. Que lindo lo has descrito. ¿sabías que eres mi ídola? Lo digo en serio ;-)

:)

Que bonitoooooooooooooo.

Besos.

quién dijo que las sirenas son sólo seres mitológicos? la ventaja de los niños es que pueden ver y creer cosas que no pueden los adultos, al menos no los que han perdido su alma de niño. Esta vez me arrancaste una sonrisa. Un beso, María

Nostalgia de cosas que jamás sucedieron hemos tenido todos, o tal vez si sucedieron, pero el paso de los años emborronó hasta transformarlo en una especie de sueño o de ilusión infantil.

Este blog ha sido todo un descubrimiento. Preciosas fotos, y bien acompañadas por tus palabras.
Felicidades. Un saludo.

Prueba inequívoca de que soñar, no es algo supérfluo.
Buen texto.

Una belleza, la ternura y la inocencia son los mejores estados del alma para llegar al amor. Una belleza María. Tienes un poder especial para atraparnos y dejarnos pegados a tus palabras tan mágicas.
Un abrazo.

Decía Picasso que durante toda su vida intentó pintar como lo hace un niño.

Eso de lo que hablas en tu relato, ese trasfondo de inocencia y pureza creo que era lo que andaba buscando el genio malagueño.

Un abrazo paisana.

Las sirenas lo trataron bien al chaval.
Esperemos que no naufrague en asuntos de amor cuando sea mayor.
Saludos.

La inocencia y la ingenuidad es patrimonio de aquellos que son puros de espíritu, no viciados por la corriente de la vida.
Está bien eso, pero también lo otro.

Saludos

Esa sirena que ama el niño, se llama maría, maría coca, la dulce, mágica y traviesa sirena de agua salada ;D

Encantador y delicado. Bello cuento. Te aplaudo... Javier

M.C.,solo cuando uno comprende la magia de ser como un niño,puede escribir algo tan hermosos como tu .Un gran abrazo

El parrafo final me gusto

Brindo por ese amor tan real que me sacude, tiempo después (¿Hay tiempo en el universo del amor?) y en la patagonia (Bueno, tampoco puede esa vibración verse impedida por unos miles de kilómetros...), me sacude, o mejor dicho, me llena de dicha.
Beso,
Ale.

El amor, en la infancia... los sueños que anhelamos, la vida que pasa, pero sabes que?
Este relato es bello, con final feliz, la ilusión nunca muere... nunca...

Un texto precioso. Las sirenas siempre suelen ejercer una atracción casi irresistible, incluso en la infancia.El problema puede ser cuando crecemos y descubrimos que también tenías piernas.
Un beso.

Vi al ave fénix renacer de sus cenizas... mitología?... bueno... pero de niña, de adolescente y de "adulta" le vi renacer de sus cenizas... la próxima vez le preguntaré por las sirenas de tu amigo, seguro que sabe decirme de ellas.

Un abrazo!

...quizas nunca debieramos perder la capacidad de fantasia y creatividad de un niño, yo por más que trato de lanzar barcos de papel al mar, nada llega de vuelta, solamente más agua....Hermoso e intenso como siempre tus escritos María.
Un abrazo de papel.

Lindo. Te invito al trueque de historias de mi blog. Échale un vistazo a ver qué te parece. Besos.

De las sirenas lo peor es su canto. Ulises sabía mucho de eso.

precioso maría! y aunque es díficil elegir uno, este sería de mis favoritos seguro!:)

besitos!

Un autor entrerriano solía decir: "Sólo los chicos creen...pero los chicos crecen"

(y éso María, me lo cantó una sirena)

Abrazos salobres (y salúbres para vos)

Ahora ya no dudo que vendré por aquí seguido.

la fantasia es lo mas hermoso que puede llevar uno dentro de su corazon, pero con los años nos olvidamos de todo y hasta hacemos que algunas cosas sean imposibles, cuando de niños todo era sencillo.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)