« Home | Tiempo perdido » | Venganza » | Memoria del tacto » | Miedo paternal » | Ser o parecer » | Resignación » | Amor con espinas » | De mitos maltratados » | Cadena Perpetua » | Crimen pasional »

Amor sin fronteras

Su cuerpo derramaba escamas cuando se sentía triste. Y las escamas se perdían por el desagüe en busca del océano, donde siempre estuvo su hogar.

Él nunca lo supo. Desconocía que la mujer con la que compartía su vida hubiera nacido sirena. Era mejor así. Después de todo, tampoco ella sabría jamás que cada vez que él se ponía triste, pelechaba.


María Coca
Imagen: K. Gribov

Y tú... mi sirena particular... ¿qué derramas cuando estás triste?

Un placer acercarme a tu orilla...

A veces te lo digo, otras simplemente lo pienso y comento alguna otra cosa, pero en este post en particular, me he sentido retratada, he nacido sirena y mis penas se van al mar... claro que aún no he conocido al hombre que espelecha.

:(

No sé que es Espelechar.

Lo he buscado en el diccionario y nada de nada.

Besos.

Tú, tu mar y tus amores y desamores, María...siempre pintando sonrisas. Un beso desde esta orilla

Esa parte que guardamos... Muy muy bellas tus palabras. Y un poco ácidas. Perfectas. Besitos varios.

Me muero de la curiosidad de quien era "él" : un perro, un osito, un caballo???

=) Linda historia de amor, cuantas parejas hay en el mundo disparejas, pero perdidamente enamoradas. Ahhhhh

Saluditos

El océano es buen lugar para las tristezas.

Cuántas veces no sabemos de las tristezas del otro ...

Besos linda.

Distintos universos.

SImple y muy hermoso canto de amor. Qué bien miras!

No puedo explicar con palabras lo que sentí al leerte.... maravilla, maravilla!!!!!!!

Hoy tu canto a las no distancias a mi me parece la distancia mayor del mundo. Dos seres que a pesar de cuanto se aman son incapaces de comunicarse y confiar al otro sus secretos.

Un beso y como siempre un placer venir a visitarte.

Yo cuando me pongo triste, lloro. Espero pelechar cuando crezca. Si eso sucede algún día.

Ambos se consumian en silencio, el uno con el otro.
Besos

Confiemos en el milagro del mestizaje...
:-)

Saludos.

Siempre perdemos algo importante cuando nos alcanza la tristeza.

Saludos, María.

Las escamas del tiempo se apuran,
las del corazón no tienen cura.

sera por su naturaleza de gato que le gustaba el olor de su mujer...

y a mi tus palabras..

un beso prima
(y un café... pa un primo hermano?) ;)

Con la trizteza siempre hay un grifo que gotea; pero con las herramientas que "uno" tiene, un día deja de gotear.

;)

se me hace inevitable decirte después de leer esto, que si no lo has hecho aún, te leas "la vieja sirena"
besos

las parejas siempre guardan algún secreto...

siempre mágico, con tu sello...

un besito

María Coca, dejo mi comentario y visita en este trozo de tu escrito y tan lleno de sensaciones....Uno debiera descamarse cuando esta triste para renovarse, realmente sublime.
recibe un abrazo fraterno.

Yo pelecho, y mucho
Me encantó lo que escribiste aquí...

Y esta entrada me acaba de recordar uno de mi libros favoritos: "La vieja sirena",J.L.Sampredro. Glauka, la sirena que quiso ser mujer para saber lo que era el amor de un hombre verdadero (no el amor, sino el hombre...)

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)