« Home | Resignación » | Amor con espinas » | De mitos maltratados » | Cadena Perpetua » | Crimen pasional » | Sudor y lágrimas » | Inocencia vital » | Más que nadie » | La perfección no existe » | Instinto animal »

Ser o parecer

Somos lo que transmitimos
pero tanta información
nos desinforma
hasta acabar intoxicados
de lo que se dice
sobre nosotros mismos





María Coca
Imagen: J. Tangen

Quien iba a decir que el exceso de información acabaría convertiéndonos en ignorantes?

Besos.

Mejor dejar que nos conozcan, no? Un beso, María. Estupenda siempre

Tienes muchisisima razón, nos hemos perdido en el mundo de la información. Hemos caido en que ni nosotros mismos conocemos cual es la correcta o cual es solo invención para tapar otra. En fin, buen post como siempre
Besos

Y al final acabamos confundidos...

Abrazitos

Cuando ponemos más énfasis en lo que se dice de nosotr@s en lugar de lo que pensamos sobre nosotr@s mismos creamos un conflicto de identidad que muchas veces no se soluciona, mejor escuchar la voz interior y mantener a raya las veces exteriores.

Buen finde!!

El círculo vicioso se cierra y nos enclaustra en nosotros mismos y el mucho ruido acaba aportando pocas nueces.
Besos

A veces siento que con la avalancha enorme y gigantesca de u la información que recibimos y nos tapa, la única solución es usar el filtro que en la vida nos permite ser permeables solamente a las cosas que nos son realmente imprescindibles.
Un sentimiento .

Lo malo es que, dentro de estos maizales, tampoco sabemos quien es el yo ni de lejos.

Sólo sé que ya ni recuerdo cuando se me ponían los ojos brillantes. No te engaño si te digo que cada vez siento menos y recuerdo más. Que parece que la hoja de papel de mi vida se plegó en cuatro. Que la voz (si la hay) llega de tan lejos, que es un sueño perdido en un celuloide entre dos páginas.

Por eso cierro los ojos, y los abro cuando la sala recobra los siseos y todos han agotado las palomitas.

¿Qué es cierto en todo esto?, me pregunto. La desolación al ver las butacas vacías requeriría un capítulo entero por ambas partes.

Bastaría con adelantarse un poco, atravesar la espesura, salir a otra cosa: algunos (no sé cómo) encuentran la puerta...

Pero, qué decirte: todo se aleja en esta oscuridad otoñal, mientras buscamos el mando del garaje para que se levante el cierre de nuestras vidas.

Dejar las cosas así es una tentación insuperable: Curiosa fosforescencia de luciérnaga. En todo caso, para estar observando habría que estar fuera y entenderlo. Pero ahí no hay nadie.

En todo caso hay dos homo sapiens igualmente ignorados. Entes absolutamente incomunicados que se empeñan en escalar solos el cielo raso.

Cuando pienso en todo esto, me pongo tan humilde que acabo escribiéndote detrás de esta pantalla.

No me hagas caso: el tobogán es mío.

Guan beso.
Codorníu

Qué gran verdad nos cuentas hoy... a veces a mí personalmente me ahoga tanta información y no te cuento si ya te viene manipulada; apaga y vamonos
un besote

Desbordados de información a veces necesitamos una verdad rodeada de sosiego.
Saludos.

Necesitamos el silencio para rescatarnos del bullicio. Sumergidos en su suave paz nos podremos mirar por dentro y entonces alcanzaremos a ver y entender mejor todo, incluso a nosotros mismos.
Eso creo es lo que dicen a gritos estas manos.
¡Genial, amiga! Te mando un abrazo.

Y de vez en cuando, para liarlo todo más, aparecen las malas lenguas.

Besos desde la otra orilla...

Y qué es más real? Lo que ven de nosotros los otros o lo que nosotros vemos de nosotros mismos? Y cómo sabremos si hay algún punto en común en todos los ojos que nos miran? Y si el reflejo que vemos de nosotros mismos en nuestro espejo es verdad?. Qué difícil es ponerse en el punto de vista de los otros, conformar una realidad poliédrica. Qué extraño es cerrar los ojos y saber que hay tanta gente ahí fuera mirándote, esperando a ver qué haces... Qué extraño es pensar que a pesar de todo, sigues siendo la misma... Del día anterior.

Es lo que tiene la era de la información, antes cantidad que calidad. Tantos mensajes y al final casi ninguno importa.

Un saludo.

Curso de 20 horas para aprender a comunicasrse, curso de diez horas de técnicas comerciales, curso de diez horas sobre información gestual, curso de veinte horas sobre empatía y asertividad... A veces me cuesta creer que somos lo que transmitimos. A veces sólo creo lo que me transmite la piel con la piel. Besitos varios.

muy bueno, maría...en verdad a veces estamos intoxicados de información...

besos para ti, guapa

Y nos confunde y nos obliga a remirarnos, a tomar una distancia sana de ese Yo habitual, tan al alcance de la mano, y ver qué estamos haciendo, dónde estamos parados.

Un beso.

¡Hola María! Muchas gracias por el halago :P Me alegra que te guste algo de lo que puedas ver por aquí.

Al ver la imagen que has usado para esta entrada, he recordado otras dos que usé en un perfil de Fotolog que tengo. La verdad es que son bastante similares. ¿Sabes si pueden ser del mismo autor que señalas aquí?

http://www.fotolog.com/soulfunkjazz/21044103

http://www.fotolog.com/soulfunkjazz/21175533

Un gusto :) Otro beso.

Y eso que lo que mostramos de nosotros mismos apenas es el título de lo que somos ... como mucho, alguien cercano puede llegar a leer la introduccion de los capítulos pero no más.

Lo que uno es está o suele estar en las páginas ilegibles para el resto (e incluso a veces para uno mismo).

Cierto.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)