« Home | Memoria del tacto » | Miedo paternal » | Ser o parecer » | Resignación » | Amor con espinas » | De mitos maltratados » | Cadena Perpetua » | Crimen pasional » | Sudor y lágrimas » | Inocencia vital »

Venganza

Para una vez que había descubierto la felicidad, no quería perderla. Es cierto que siempre escuchó que si se quiere conservar lo que sea es preferible dejarlo a su libre albedrío. Pero eso era algo que él no estaba dispuesto a hacer. Por contra, planificó de forma exhaustiva cómo conservar la felicidad. Se adueñó de ella como las olas de la orilla y le buscó un lugar para mantenerla intacta.

Saberse poseedor de la dicha sin embargo no lo convirtió en un hombre feliz. Todo lo contrario. Tanta gloria lo abrumaba y le quitaba el sueño. Sufrió insomnio, pérdida de peso y ataques de pánico tan extremos que lograron postrarlo sobre una cama de hospital hasta comprender finalmente su grave error. Para entonces, la felicidad ya había acabado con él.


María Coca

Imagen: R. Lynqstad

Uy... si algún día, al doblar una esquina, encuentro la felicidad... iré con mucho cuidado.

Nunca hay que olvidarse de seguir viviendo.

Cuánto tiempo desperdiciando persiguiendo que algo que no se puede atrapar, sólo se deja acariciar y luego desaparece.

Ahora ya sé.

Besos.

Si no quieres que la vida acabe contigo, tómatela con calma...

Besicos

La felicidad es como el cielo, un ave etérea que es imposible aprisionar, porque al hacerlo terminas con su esplendor y su magia.

Magistral mensaje, amiga.

Abrazos...

Hola, pasaba por aquí para echarle un vistazo a los nominados a los premios de 20 minutos. Aunque no estamos participando en el mismo renglón vine a pedir vuestra colaboración, solo pido un voto que no enriquece ni empobrece a nadie, claro que pido ese voto siempre y cuando te haya gustado lo que viste al pasar por mi espacio. Si no te gusto lo que viste pues no votes por mí.

Tremendo blog, un saludo desde Venezuela.

Andrés Schmucke.

Aunque tú no lo creas tus palabras van adquiriendo ese suave enriquecimiento de lo maravilloso y sorpresivo .

Un beso y un sentimiento .

Hay cositas que no son para retener ni guardar en una urna ni adorar ... simplemente para sentir, vivir y disfrutar ... como la felicidad supongo.

Besosmil.

"Una canción que dice que uno sólo conserva lo que no amarra"...

un besito

Por un momento vino una sonrisa en mi rostro. ¿entonces es imposible conservarla siempre? =) De repente se le olvida a uno cosas tan simples. ¿cierto?
Besos Maria, me encantan tus relatos siempre me dejan algo.

El problema es el miedo: Miedo a ser feliz, miedo a nunca serlo, miedo a tener la felicidad y perderla... La única posibilidad es ser feliz sin llegar a creerlo.
Besos

yA SE SABE QUE TENER TODO LO QUE UNO DESEA A LA VEZ, DE LA INDIGESTIÓN TE MUERES.
bUEN FIN DE SEMANA, MI NIÑA

Lo que tanto buscamos y termina matándonos...
besos

Felicidad
con acaparación
crea desdicha...

Mua!

Una conclusión de lo más lógica, María. El guardian de la felicidad, siempre es el más triste de los mortales.

Hola maría, la felicidad lo terminó hundiendo. es que todo lo excesivo es malo.

Bsss. Nos vemos.

Esta podría ser una de las razones por las que de cuando en vez necesitamos sentir otro sentimiento que no sea felicidad, para que no agote hasta la última llama de nuestra vida... podría ser...

La felicidad mata, la tristeza puede traer una gran dicha. La vida sorprende.

.. jajaja María.. es que a veces creemos que la felicidad es cualquier cosa.. ¡y no!.. jajaja..
.. siempre que vengo a tu tasca me pego un buen trago de felicidad..
.. besitos de mis colinas..

Debió haberla dejado a su libre albedrío. Gran relato...

Muy bueno María Coca, como siempre...

No se puede poseer lo que el viento se lleva.

Mientras levantas muros para proteger tu propiedad, te olvidas de vivir.

Un abrazo!

Un hombre sale de viaje, otro es el que regresa

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)