« Home | Amor sin fronteras » | Tiempo perdido » | Venganza » | Memoria del tacto » | Miedo paternal » | Ser o parecer » | Resignación » | Amor con espinas » | De mitos maltratados » | Cadena Perpetua »

El trastero

Tenía la cabeza tan bien amueblada que no necesitaba ningún diván para sentirse equilibrado. Siempre le daba la importancia justa a cada problema y jamás ninguna preocupación le había hecho perder el sueño.

Sin embargo, era consciente de que al fondo del pasillo contaba con una estancia que debía permanecer cerrada bajo llave. Adentrarse en aquel oscuro cuarto era algo que él mismo se había prohibido tajantemente.

Por eso desconocía que en el interior de ese lugar todos sus miedos y sus tabúes se turnaban día y noche para cavar un hueco que terminaría por desembocar en su dormitorio. Allí donde nada le hacía perder el sueño.



María Coca

Niña, brutal.

Ese día en el que se hace hueco en el dormitorio, no hay diván que valga, ni certezas que tranquilicen, ni problemas que trates con justicia ni angustia bajo llave.

Pero después que todo desemboque en tu habitación, después de vaciar ese lugar de miedos y tabúes ... redecoras tu cabeza como realmente quieres (no para dejar rincones en los que esconder cositas), los problemas no sólo se tratan con objetividad sino con justicia para uno mismo y el sueño se recupera ... duermes de nuevo pero ya no son noches vacías, noches de nada.

Besos.

Dorian tenía un cuadro.
Aquí tenemos el trastero. Ojala ese agujero no se termine.

Saludos.

.. nada, nada, María.. jeje.. a los trasteros hay que ponerles un poco de luz para darles alguna utilidad práctica y que sirvan para algo..
.. besitos a tu tasca luminosa.. :-)

los miedos y tu pluma... genial, maría...

mua

Leerte es como una montaña rusa, emoción tras emoción y diversión asegurada.

Besos.

Te acabo de descubrir.
Cerca de cada uno se esconden los miedos.
Cabar y cabar en el interior del alma ayuda a vencerlos.
Sabemos que están cerca pero son pasados.
Haz de tu presente una habitción visitable.
Saludos

PD: Te seguiré...

Los miedos y tabúes que salgan, no nos esconderemos... y que se vayan lejos, y la vida seguirá...

Genial otra vez, María.

La gran mayoria tenemos miedos y fantas mas escondidos en los armarios. Des a todo su medida justa o no aparecen, así que es un tanto saber darlo.Para mi sigue siendo un reto.
Besitos varios.

Mejor abrir ventanas que cerrar puertas, no tener miedo y evitar que nada se cuele en nuestra almohada para quitarnos el sueño. Un beso, María, encantada de estar en este dormitorio tuyo.

que peligroso mantener los asuntos guardados en lugar de enfrentarlos... siempre se corre el riesgo de un ataque sorpresa ;)

Besitos María, tus relatos me dejan pensando en muchas cosas.

supongo que todos tenemos una habitación así, llena de fantasmas, en algún oscuro rincón de nuestro cerebro.

Un besote! :) Grande la forma de explicarlo!!!

Tal vez no hacerse preguntas sea tan peligroso como hacérselas porque como tu bien dices al final eso que pretendes ignorar aflora y entonces nada es tan pacifico como creías.

Magníficamente relatado mi felicitación.

Es cierto, debemos enfrentar los miedos, porque de lo contrario en alguna esquina se nos pueden aparecer como ocurrió en tu historia.

Qué gran verdad. Yo, antes de crecer, era así.

Consejo: cerrar la celda con siete llaves y encadenar por los tobillos, a los fugitivos recuerdos. Y aún así, me temo no estar seguro del todo.

Querida Maria:

Cuanta razón tiene tú relato. Los miedos y esa parte de nosotros que queremos mantener oculta para que no nos haga daño, tarde que temprano se apoderará de la casa entera dejandonos muy golpeados. Es mejor aunque pasito a pasito ir enfrentando cosa a cosa, para que al final no se nos vengan todos de trancazo!!!

Por cierto, tú imagen como siempre combina a la perfección con tu texto.

Beso enorme

Por eso más nos vale convivir con esa realidad o pasado que todos llevamos a cuestas, si, a veces quisieramos que despareciera, pero lo llevaremos eternamente pues x ello somos lo que somos...y más vale llevarla en paz con nuestros demonios, fantasmas, pasado....el aire puro no les hace mal de vez en cuando...

El tratero de los miedo siempre debería estar cerrado a cal y canto

un besote

Prohibir deseos
y esconder los miedos,
desordena muebles...

Mua!

Y yo me pregunto, ¿qué hice para que se abriera mi trastero, yo que antes dormía tan bien?...

IMPRESIONANTEEEE!!!!!!!!!
GENIAL
SUBLIME
BESOS MIL

todos tenemos un cuarto oscuro, que nos da miedo y por eso hay que hacerle ventanas. Un poco de ventilación y organización emocional, quedará como nuevo.
Un beso.

Muy bueno Maria. Creo que conviene de vez en cuando entrar al trastero y echar un vistazo para que nuestros monstruos feroces no crezcan demasiado allá en la oscuridad y el olvido.
Besos

Guau, niña, qué bien dicho.
Insisto, eres la reina del microrrelato.
Buen finde. preciosa

perdida en un vacio,,,
luz en el camino,,,
oscuridad en un cuarto,,,
memoria escondida,,,

abrazos,,,

Hola María, veo que sigues creando verdaderas aventuras con las palabras.

Un besazo y hasta pronto !!

María,niña . Ya no se hacer más contigo. Apenas tomas la pluma entre tus manos y nacen de tí relatos únicos, de universos nuevos.(genial).

Eres la mejor. Qué manera de embaucar, de deleitar, de construir con un puñado de palabras, castillos de magia.
Aplausos intensos y un beso.

Ha sido todo un placer leerte. Volveré, eres muy buena.

Más claro, el agua: si quieres que no te alcancen las llamas del infierno sitúate en el centro mismo de ese lugar.

(Mi ordenador sigue en la UVI. Escribo en este otro blog a través del equipo de mi vecina Saleta)

Besos.

Liberto Brau, del clan literario de Pau Llanes (Arterapia Sentimental), les anuncia e invita a la inauguración de su blog “Amanece púrpura”. Se trata de una novela en proceso (alentada de algún modo por “El vendedor de cuentos”) que el autor irá publicando capítulo a capítulo, semanalmente, si se cumplen sus expectativas tanto de lectores como de apoyos en sus comentarios. Para ello recomienda leer entre otros textos de introducción el “Acuerdo del autor con sus lectores”. Ojalá la lectura de este primer capítulo de “Amanece púrpura” les agrade lo suficiente como para motivar sus palabras y comentarios, sostener la espera de nuevas entregas mientras tanto y formar parte de su lista de blogs favoritos. Gracias por su atención y curiosidad, por su lectura, por sus palabras… Y disculpen esta entrada así de sopetón en sus casas; no quiero que crean que lo utilizo como un tablón de anuncios… Me tomé la libertad de hacerlo por la confianza y hasta cierto punto complicidad que me da habernos leído algún día (aun anónimos y silenciosos) y por la oportunidad que nos brindó Arterapia Sentimental para encontrarnos alguna vez en nuestra dispar vida de bloggers… Liberto Brau

todos tenemos esos trasteros, buhardillas o refugios donde nos resguardamos. Como siempre, una vez más te salió redondito...

BSS

Hay que intentar desempolvar una zona ara hacerla practicable y cuando allá te vas sintiendo comoda...si te animas seguir y seguir hasta dónde creas que es suficiente, siempre quedará un almacen allá al fondo dónde queda lo desconocido...aquello que quizá no sea necesario remover...

Me gusta tu blog, seguiré viniendo.

Ciao.

Vaya, es precisamente como me siento últimamente. Te agradezco que me me hagas reflexionar sobre ello con tu cuento. Parece que tus letras se han convertido ya para mí en una mano amiga.
Besos

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)