miércoles

La perfección no existe



Como siempre tenía la cabeza en otro lugar nunca estaba presente del todo. Y se acostumbró a vivir disgregado hasta el día que se topó con ella de repente. Desde entonces, maldice su suerte por haber perdido el don de la ubicuidad.




María Coca

Instinto animal

A pesar de ser un animal de compañía, se sentía solo. Por eso decidió domesticar a su amo hasta lograr que le amara.




María Coca

Para calmar la sed...



Sírveme una copa de sueños
y apunta lo que te debo
en la cuenta de los besos




María Coca

jueves

Expediente X

Cuando su espejo se enamoró de él, se dio cuenta de que tenía un problema de narcisismo. No le importó. A diferencia de la mayoría, se quería demasiado. Y ver su reflejo en el espejo simbolizaba la felicidad más absoluta.

Consciente de su egocentrismo, colocó un espejo en cada estancia de su casa pero pronto la imagen del salón empezó a tener celos de la del dormitorio. Y la del cuarto de baño de la del pasillo hasta que ocurrió lo inevitable. Desde entonces, nadie lo ha vuelto a ver.



María Coca

Imagen: Fernando Fortes

lunes

Rendición

Tenía el apego de vivir encadenado a la tristeza. Por eso en mitad de una carcajada, siempre se le escapaban las lágrimas.

Sin lógica ni sentido, huía de la melancolía para después buscarla cuando empezaba a echarla en falta. Y tal situación terminó por cansar tanto a la tristeza que cierto día se alejó sin más dejándolo muerto de risa.




María Coca

miércoles

Primer amor

Era demasiado niño para enamorarse. Pero lo hizo y de una sirena. Con alma de conquistador, le enviaba mensajes de amor en barquitos de papel. No estaba demasiado seguro, pero creía que ése era el mejor medio para comunicarse con ella. O algo así había visto en la televisión.

Durante todo aquel verano su corazón palpitó al ritmo de las mareas. Y sin proponérselo, su amor estival siempre viviría en su recuerdo como el más feliz de su vida.

De poco importaría saber, años más tarde, que esos seres eran mitológicos. Después de todo, sólo él poseía la prueba de que su amada también le quiso, cuando uno de sus barcos regresó con manchas de carmín en la proa.


María Coca

lunes

Responsabilidades

No me digas lo que no quiero escuchar. Soy tu madre y te conozco. A mí no me engañas. Siempre has querido ser el mejor, si, pero a mí me bastaba que fueras como los demás. De niño eras tan débil…

No. No me debes nada. No quiero que me compres cosas que no necesito. Y todo porque nunca te ha salido natural el quererme. Lo sé. Pero no es culpa tuya. Soy yo la que no te enseñé a querer como es debido. Qué le vamos a hacer…



María Coca

jueves

Jardín erótico



De un tiempo a esta parte
sólo quiero conquistar tu ombligo
plantar besos como flores
y enraizarme contigo




María Coca

lunes

Despotismo ilustrado

El contador de historias lo tenía todo menos el final. Y fue entonces cuando los personajes se sublevaron. El protagonista se fugó con la i griega y todos los demás se aliaron para exigir mejores descripciones y un final feliz.

Visto lo visto, el contador de historias no se lo pensó dos veces. Pulsó la tecla suprimir y apagó el ordenador sin el menor remordimiento. Prefirió dejar la mente en blanco antes que escuchar aquel zumbido de vocecillas dentro de su cabeza. Un mal día lo tiene cualquiera.



María Coca

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)