« Home | Carnaval » | Trascendencia » | Viaje al Más Allá » | Irreversible » | Libre Albedrío » | Eslabones de la cadena » | Invierno en la piel » | Amor de Fábula » | Tiempo arbitrario » | Sociedad deformante »

Desubicada

A ella se le iba tanto la mente de un sitio a otro que nunca logró sentar cabeza. Sólo por eso se sentía desubicada en cualquier parte.


Vivía pensando siempre en otra cosa o en otro tiempo por lo que cuando llegó la muerte a buscarla no la encontró del todo. Y aún sigue sin encontrarla, para envidia del resto de los mortales.



María Coca


Imagen: K. Chatterjee

No me gustaría encontrarme tan perdida. No envidio su no-muerte...
Un beso, María

La muerte gusta mucho de los quietos...

;-)

Besitos!

Envidia hoy del resto de los mortales... pero su vida no fue fácil. Tal vez no me cambiaría por ella...

No está mal pensado eso, no...

Besos.

Yo no quisiera ser inmortal por nada del mundo!!! Que horror!! A ver si me ubico, no sea que me pase lo que a ella.

Besos

desubicada e inmortal

... muerte derrotada

y soledad tendida

en su destino eterno

...

un beso... :)

No la envidio, si nunca se quedo quieta en ningún lado no tuvo tiempo de amar, se sentir, de descubrir lo que significa la vida así que tal vez no llego a saber su significado.

Besos Maria.

Jo, como mola eso de que la muerte no te encuentre del todo...

Es que me la imagino dando vueltas alrededor de una farola detrás de una sombra en una noche brumosa...

Parece un corolario de un cuento de Stevenson.

Besos, María.

Pues yo vivo desubicada, con la cabeza en todas partes y en ninguna al mismo tiempo, tal vez sería conveniente y para no caer en el problema de tu personaje, empezar a buscarme para tenerme junta cuando me busque la parca :)

Consecuencia lógica de no sentar la cabeza y tenerla siempre en pie para que no desfallezca. Otras partes de la anatomia se especializan en esa acción para que la cabeza permanezca despejada.
Besos

...Estoy con Pepe.
Un beso, guapa

Una historia mágica... besitos varios.

A mí se me ha ido la mente en la imagen que es genial.

Después ha volado a tus letras y se ha perdido por completo...

Besos

cuál es el secreto para renovarte
constantemente y no perder frescura?
enhorabuena maría coca.

XD no está mal planteado... las mentes libres son las que desconciertan a lo inevitable del destino, por muy inevitable y muy fatal que sea.

Desubicada
no sabe dónde está...
Pero encantada.

Mua!

Habría que preguntarle si esa desorientación la hacía feliz. en ese caso, sería la persona más afortunada del mundo. Sería, incluso inmortal, como tú dices.

Fantastico... me queda, entonces, el consuelo de que no vendrá a por mi.

;)

algunos habrian pagado millones por esa fórmula de la inmortalidad...

:)

besosss

.. seguro que no podía sentar cabeza porque no tenía una silla a mano.. ¡que cosas!,,

.. bss..

Anda...esa cierta insatisfaccion y ese buscar ese algo mas la llevo a encontrar la inmortalidad...ese debia ser su destino...

BSS

hola maría, me impresionó la imagen!! y el exto que escribiste también... la realidad es que aún a sabiendas de que en algún momento nos iremos, todos quisieramos dejar un pie aquí y más si tenés hijos... no me gustaría irme sin saber que fue de ellos.

bsss. nos vemos.

A algunos les puede parecer descabellado, sin embargo no hay como dejar que la mente vuele libre.

Tal vez su propia consciencia de que la vida es tan solo una la hace estar en un movimiento perpetuo, aprovechando cada segundo.

Como dice Vinicius de Moraes en una de sus canciones:" no hay nada más bonito que vivir cada segundo como nunca más"

Besines transatlánticos

la entiendo... sobre todo en las temporadas en las que ni yo misma me encuentro

beso!

A veces pienso que me pasará eso...

un abzo

Ahora lo entiendo todo. Con tantas cosas como tengo en la cabeza es imposible que me pase nada malo.

Besos ;-)

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)