« Home | Memoria emotiva » | Entendimiento » | Guerra interna » | Incomunicación » | Posesión » | Sueños reales » | Fronteras » | Desubicada » | Carnaval » | Trascendencia »

Venganza

Tenía tanta imaginación que toda su cabeza estaba plagada de personajes. Por eso se dedicó a la escritura. Sin embargo, tras la frase inicial, el autor se bloqueaba y obligaba a sus personajes a permanecer en el limbo de la creación a la espera de un final. Y en ese limbo, niños traviesos, amantes insatisfechos y ancianos aventureros se pasaban las horas, los días, los años...

Durante todo ese tiempo, seres ficticios pululaban por su cabeza imaginando a su vez futuros impredecibles para ellos. Futuros con finales felices o terribles pero finales al fin y al cabo. Todo antes que permanecer en aquella situación tan angustiosa.

De hecho, fue a raíz de esa expectación constante cuando todos los personajes se reunieron a espaldas de su creador y decidieron por democracia ficticia, acabar definitivamente con aquella situación participando en el suicidio del autor, quien apareció sin vida al día siguiente entre cientos de folios repletos de frases iniciales.

María Coca


Imagen: Nana Sousa

Eso le pasó por indeciso.
En la próxima vida aprenderá a no serlo.

Besos.

... y si este fue el destino de dios?...

Impactante!!! Me has sorprendido más que nunca, menudo RELATAZO!!!

Besos.

es necesario prestar palabras a los personajes creados

una vez conseguidas, con ellas se van... aunque sólo sea momentáneamente

es el precio que reclaman

si no se paga pueden ser muy crueles


un beso, María

Ufff! Magnifico texto. Algo de lo que cuentas, pero con buen final, puede pasarnos a tod@s los que intentamos escribir.
Un fuerte abrazo

Muy bueno, es perfecto.

Hasta el más pintado necesita unas vacaciones de sus personajes!!

;-)

Me has dado miedo María. Espero mis personajes no sean tan perversos y conspiren a mis espaldas.

Besitos con sabor a estupendo relato.

hola. nos podria pasar. comensar una historia, y luego no tener las palabras para terminarla.

esta super.

Ja jA! muy bueno!!! Terrible y maravilloso.
Había que definir y basta de rodeos y medias tintas.
Un beso grande.

y si se hubiera detenido a juntar todas aquellas frases iniciales, no habrían cobrado sentido como un conjunto?


Besos!

Buenos días Maria, guapa. No te dejaré de repetir que eres buenísima, original, sintética, vamos que eres "la leche". Leerte es un placer (tranquila, es que es muy temprano y he derrochado todos mis piropos en ti, a ver que les digo ahora a los demás, jajajaja) por cierto la semana pasada estuve en tu tierra, qué guay

Que riqueza, una cabeza tan bien amueblada, con tantos personajes.

Y que triste final, ignorantes todos ellos que al provocar el suicidio del autor, quedarían condenados todos a la extinción.

María, por lo menos tú que lo sabías, podías haberlos avisado.

Con una muerte, una decena al olvido.

Salu2

yo no podria vivir con tanta gente y les echaria a patadas!! jajaja

Al final todo esta en la cabeza, en nuestra mente. O lo sacamos todo o acaba por hacernos daño.

besos

¡Qué buena eres! De verdad

Espero que mis personajes no hagan conmigo lo mismo, ahora que estoy un poco "seca" y los he abandonado, ¿o ellos a mi...?

Un besito

Desencuentro: El autor no supo captar a su musa y los personajes se impacientaron en su pirandeliana búsqueda de autor. La imaginación tambien puede llegar a la tragedia.
Besos

Y he aquí, el crimen perfecto.
Excelente, María.

Y quizá esa fuera la única historia que llegó a completar...

Muy bueno :)

Besos

entre todos los personajes uno al menos se podria haber puesto en contra de su suicido.wenisima historia.Acabo de entrar y ando perdida eres Maria Coca la diseñadora ??? gracias

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)