lunes

Entendimiento

Él era un perro en busca de un dueño como su amo. Por eso se entendieron tan bien cuando se encontraron. De hecho, el carácter sumiso de ambos los hizo reconocerse mutuamente.

Desde entonces permanecen juntos a la espera de dar con alguien que tenga don de mando y así escapar de la libertad de elección en la que viven, que les hace sentirse tan abandonados.



María Coca




Imagen: M. Cvjeticanin

viernes

Guerra interna



Todo lo que no soy
me impide estar en paz
y vivo a la espera de una tregua
entre lo que siempre quise ser
y quien nunca seré




María Coca



Imagen: K. Lomonosov

martes

Incomunicación

A ratos ella se convierte en la mujer que él ama. Pero sólo a ratos. El resto del tiempo, él aguarda pacientemente.

Mientras tanto, ella no pierde la esperanza de volver a reencontrarse con el hombre de sus sueños, del que está enamorada. De hecho, a veces él se le parece tanto que la hace sentirse feliz. Pero eso sólo ocurre a ratos. El resto del tiempo, ella aguarda pacientemente.


María Coca

viernes

Posesión



Un amor nunca se gana del todo
ni se pierde totalmente
porque jamás nos pertenece
sólo a nosotros






Maria Coca


Imagen: Marc G.

lunes

Sueños reales

Justo en medio de aquel atasco se topó con la persona que siempre había querido ser. Lo supo nada más verlo, al lanzar una ojeada al vehículo contiguo que, de hecho, era el automóvil que él había deseado tener.

Vestía la ropa que nunca se atrevió a comprar por el qué dirán y a su lado estaba ella: la mujer de sus sueños. Por eso cuando el semáforo se tornó verde y los coches comenzaron a avanzar tiró del freno de mano y se apeó sin más, dejando aquella vida que no le correspondía justo a la mitad.

Fue entonces cuando un viandante que pasaba por allí se encontró por sorpresa con el coche que siempre había soñado tener, en el que sonaba la melodía de su vida y para colmo, con las llaves puestas.



María Coca

Imagen: R. Cafagna

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)