lunes

Estigmas

Al quitarse la ropa se percató de que había vuelto a dejarse la piel en el trabajo. Y todo, para acabar con aquel sambenito de ser el hombre invisible.



María Coca

Imagen: V. Narcis

martes

Naturaleza cruel

Como pez en el agua, no podía quejarse de nada. Sin embargo, saber que nunca podría salir de aquella pecera sin ver el mar le hacía perder las escamas. Y mientras daba vueltas sin parar buscando un lugar en el que no sentirse observado, pensaba en la forma de escapar de allí. Lástima que en el mismo momento de encontrar la solución, se le olvidaba.


María Coca

lunes

La vida ese paréntesis



Y resulta que te vas en el mismo lugar en el que llegaste. Te marchas con tus despistes y franquezas a cuestas, con tus dedos repletos de nostalgias y los haikus en la maleta que Luz te ha preparado.

Te marchas y nos dejas tus cuentos, novelas y poemas como estela a este lado del buzón del tiempo. Te marchas y te quedas justo donde siempre estarás: en el lado oscuro del corazón.

María Coca


“estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y en mi sombra”

Mario Benedetti

Sin fronteras


Entre lo vivido y lo soñado
el amor y el odio
se dan la mano




María Coca

Imagen: K. Lomonosov

El huevo y la gallina

Dicen que las lineas de la mano concentran toda la vida. Allí se encuentra la línea de la felicidad, la del amor, la salud, el trabajo... Sin embargo, él por más que se observa las manos carece de todo eso.

De hecho, tampoco tiene líneas en las manos y para no sentirse diferente al resto, se las dibuja con precisión nada más salir de la ducha para engañarse a sí mismo y de paso a todos los que le rodean, para que piensen que trabaja, mantiene un hogar y a una familia que le dan la felicidad.

Tal vez si se engaña del todo y termina creyendo que tiene una vida feliz, las líneas de la fortuna aparezcan solas.


María Coca

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)