viernes

Canales de incomunicación


Terminaré por amar esta distancia
plagada de surcos
y puentes levadizos
entre tu mundo y el mío




María Coca

Imagen: B. Baus

miércoles

Miedo congénito

Cada vez que se sentía feliz asumía que a continuación iba a ser el hombre más desgraciado del mundo. No creía en los términos medios. Y tan fuerte era su convicción que él mismo procuraba sufrir lo máximo tras los breves instantes en que la felicidad le rozaba.

Lo tenía claro. Así que por tal motivo, el mismo día que logró llevar a la cama a la mujer que siempre había amado, le escribió una carta de arrepentimiento para que ella le odiara. Y todo por su miedo innato a la felicidad, el mismo que había heredado de su madre, quien acababa de enterrar a su quinto marido con el que había sido la mujer más feliz del mundo.


María Coca

Imagen: E. Madriaga

viernes

Ojo por ojo

Cuando quiso darse cuenta, había perdido una semana de vida así sin más. Justo una semana, según el calendario que tatuaba la pared de su cocina. Y como no recordaba haberla vivido, sólo pudo pensar que se la habían robado.

Desde entonces va por ahí haciendo perder el tiempo a los demás como venganza. Tal vez así consiga alargar el suyo, puesto que el tiempo que unos pierden, otros lo deben ganar.

María Coca
Imagen: K. Brioukhanov

lunes

"Big Bang"

De repente
el amor se hizo un hueco
entre el rencor y el miedo
y fue ganando terreno
hasta que un relámpago de duda
lo convirtió en un agujero negro
en el universo del recuerdo





María Coca


Imagen: S. Brauchli

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)