lunes

El viajante

Él sólo buscaba un pedazo de paz para hacerse una casa. Pero todo a su alrededor eran batallas constantes para sobrevivir y mirara donde mirara, no encontraba nada parecido a un oasis. Así que finalmente se decantó por hacer las maletas y marcharse lejos. Muy lejos. Allá donde ni la guerra ni la paz hubieran tenido que marcar sus fronteras. Tan lejos que aún hoy sigue de viaje.



María Coca

Imagen: B. Bieniak

Usurpación

Al despertar, se dio cuenta de que se había equivocado de sueño. Aquel hombre que dormía a su lado le resultaba un completo extraño. Así que, se dio media vuelta con cierto pudor e hizo todo lo posible para volver a conciliar el sueño. Tenía que salir de aquella pesadilla antes que él despertase y la acusara de haberle usurpado su realidad.


María Coca


Imagen: J. Charles

Señales

A ella le diagnosticaron mirada felina al poco de nacer. Sin embargo, sus padres no le dieron mayor importancia, hasta que empezó a emitir aquellos extraños maullidos el día que le mostraron a su hermano recién nacido; tan pequeño e indefenso como un gorrión.


María Coca

Imagen: K. Buceatchi

Enemigo público

Siempre había conocido un mundo en blanco y negro. De ahí que todos a su alrededor fueran personas grises, con tonalidades concretas pero grises. Por eso se dedicó a pintar cuanto le rodeaba con lápices de colores. Repintó árboles, hojas, pájaros, cielos, amaneceres, sonrisas y hasta nostalgias con tal de transformar el mundo entero.

Sin embargo, a pesar del colorido la gente seguía siendo gris por dentro y se quejaban de ver azules que tachaban de verdes y ocres que les parecían magentas. Nadie se ponía de acuerdo porque en la variedad estaba el disgusto. Así que, llegados a ese extremo, acusaron al colorista de alborotador social y aún hoy lo buscan para que vuelva a pintar el mundo tal y como estaba.



María Coca

Imagen: A. Brakstad

martes

Letrosucción

Tenía la cabeza tan llena de palabras que nunca había escuchado el silencio. Y eso era algo que le quitaba el sueño. Dominaba perfectamente el uso de los adverbios y los adjetivos más idóneos para cada ocasión pero era incapaz de interpretar los silencios. Ese era su talón de Aquiles.

Por tal motivo, se sometió a una operación de reducción de vocabulario que le ha devuelto la felicidad al contemplarse frente al espejo y, por primera vez en su vida, quedarse sin nada que decir.


María Coca


Imagen: M. Pappan

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)