martes

Infidelidad

Al entrar en el cuarto de baño, su cepillo de dientes y el de ella se estaban besando. Tuvo que mirar para otro lado. Pero aún así, desde ese día cada vez que se lavaba los dientes pensaba que su cepillo le era infiel. Después estaba lo de su tenedor favorito: no tenía la menor duda de que se dejaba usar por ella. Incluso su ropa interior de hombre discreto bailaba con aquel lascivo sujetador en la lavadora, aprovechando el lugar para darse un revolcón.

Por todo ello, terminó por separarse de su mujer antes de permitir que sus objetos personales dejaran de pertenecerle para siempre. No podía soportarlo.



María Coca


Imagen: El Porte-Bonhur

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)