« Home | Pasión » | Año Nuevo » | Infidelidad » | El viajante » | Usurpación » | Señales » | Enemigo público » | Letrosucción » | Clemencia » | La jefa »

Compensación

Los mejores treinta segundos de su vida le sirvieron para compensar el resto de su existencia. Sabía de pocas cosas pero tenía la certeza de que la felicidad más completa era la más efímera. Por eso movió el rabo con profusión mientras aquel humano le acariciaba.





María Coca





Imagen: W. Kwiatkowski

Si es que son muy listos.

Besos.

puff, que bonito, niña...
un besote

treinta segundos valen una vida, un susurro dice más que cualquier oratoria, una caricia es la felicidad muda de toda piel

bello e intenso, María, como siempre

un beso grande

He tenido animales: en concreto caballos y perros. Y no sabes las veces que pienso lo agradecidos que eran ante la más mínima caricia que les otorgabas...¡ya quisiéramos que muchos hombres (genérico) tuviesen la misma reacción...
Es una maravilla lo que haces con tres frases...
Besos.
Paloma.

Eso se llama ser agradecido. Virtud muy ligada a los animales, aunque no lo sepan. Ellos son los seres más auténticos en su sentir. Una paradoja incomprensible para nosotros los humanos.
Abrazos amiga.

Yo he tenido animales, de echo, el útimo murió hace apenas una semana... y si, cuando le acariciaba se quedaba tan relajado...

Besicos

Qué hermoso, María. Cierto que la felicidad más completa es la más efímera (tus textos son prueba de ello). Y cierto que hay caricias que justifican toda una existencia. Y dos si fueran necesarias.
Besos

Ese instante, esos instantes nos compensan de todo. Incluso si son los últimos vividos. El caso es conocer. Morir sin haber "sabido" de esos destellos del corazón es haber perdido toda la vida.

Tus textos siempre me ponen el prado alfombrado de flores de cerezo.

Un beso.

Pagaría ahora mismo por treinta segundos así...

Besos, María. Feliz año.

Es que una simple caricia puede ser maravillosa...

Besos.

.. anda que no saben los "animales"..

.. besos, artista de la pista..

A veces unos segundos de felicidad compensan muchas penas.
Me ha gustado, un abrazo.

Una mirada, una caricia, un beso... cosillas efímeras pero de una trascendencia incuestionable.

La efímera felicidad por la que vivimos toda una eternidad. Magnífico. Te veo inspirada últimamente.
Besos

Qué gran verdad. La intensidad de la felicidad disminuye a la par que su causa se prolonga en el tiempo.

Querida tabernera de mágicos cócteles, tú siempre tan atinada.

Y cuanto deficit de caricias que nos hagan "movernos con profusión" andamos todos ......
(se ofrece guía para visita Alpujarra granadina ;-) )

Cierto...además, ellos nos hacen la vida más fácil.

muy bonito

un beso

que bello texto, coquita!!!

hola guapa, vengo a hacerte una aclaracion de mi post "El latido"... gracias a Dios yo no he perdido a nadie. iba yo en el bus y dos hombres delante de mi y escuche esa rafaga de palabras tan tristes y yo le dedique al pobre hombre el post.
un besote

No estamos tan lejos de los equinos...

Extraordinario post!

precioso y triste a la vez!! remueve por dentro en pocas palabras, m encanta esa intensidad!

Maria, Siempre tan sutil y tan profundo...

bellisimo.

Anna.

Treinta segundos es toda una vida.
En ellos la puedes perder o ganar y ser feliz. Partir o quedarte. Morir o nacer. Un orgasmo dura menos y siempre lo buscamos.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)