« Home | Pérdida demencial » | Miedo a lo desconocido » | Estrategias » | Interrogante » | Precaución » | Rebeldía » | Nostalgia » | Sublevación » | Compensación » | Pasión »

Encadenados

Al nacer, su madre quiso seguir sintiéndolo e impidió que nadie cortara el cordón umbilical; era su hijo y seguiría siendo parte de ella para siempre. Así que el niño creció encadenado a un agradecimiento que con el tiempo se fue volviendo tormento. La madre siguió alimentándolo con sus propios sueños mezclados con miserias. Y el hijo sufría de pesadas digestiones hasta que cierta noche, mientras su madre dormía, se armó de valor y rompió el cordón.

Desde entonces, la madre lo busca sin descanso porque se siente incompleta. Tal vez tanto como su hijo, que deambula por el mundo con una herida en el abdomen sin cicatrizar y un vacío en el alma que intenta rellenar con los trozos de sueños mezclados con miserias de cuantas mujeres conoce.

María Coca

Imagen: M. Bjurling

Me recuerda, María, a esas historias terribles de asesinos en serie que pasan su vida matando chicas que le recuerdan a su madre. Supongo que la madre es muy importante, para lo bueno y lo malo.
Me encantó leerte de nuevo.
Besos del doctor.

Buscando a la madre incansablemente.
Fracaso asegurado.

Besos.

Me temo que estamos programados para sufrir ese cíclico despeñarse del sueño a la miseria.

Y vuelta a empezar.

(Espero que hayas descansado. Lo que nos espera a diario lo has descrito tú perfectamente)

Son tantos los que buscan a su madre en cada mujer... sin darse cuenta de que así ni recuperan a su madre ni disfrutan de la mujer que tienen a su lado. Ni siquiera llegan a conocerla.
Buenísimo tu relato, muy tierno, pero escalofriante y real.
Te felicito, Maria
Besitos

El egoismo hace que esos cordones no se rompan nunca, ya que entre madre e hijo ese vínculo será eterno, aunque sea invisible...cada cual debe vivir su vida, cada cual es libre!

Besos y preciosa la foto!

Buen retrato del peligro que corren muchas madres e hijos...¡tenemos una insaciable necesidad de poseer...y las personas no son un objeto mas...!
Serrat escribió en una canción:
Nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj, que decidan por ellos, que se equivoquen, que crezcan y que un día...nos digan adiós"
Y eso es muy sano.
Abrazos, artista.

María, pero que buen relato por dios!!!!!!

Hay veces que son las madres, otras veces son los hijos los que no quieren cortar ese cordón umbilical...

Besicos

.. que sabia es la naturaleza y como a veces nos empeñamos en saber más que el Papa de Roma y luego nos vienen las sorpresas.. si es que..

.. un beso, María..

joder prima... y yo echandote de menos.

No es bueno confundir amor con posesión, ni el materno-filial, ni ningún otro...

Besos, amiga.

Me parece terrorífica, aunque con las personas que te puedes encontrar por ahí, cada día menos lejos de la realidad...

Besos desde la otra orilla...

cuántos hombres hay de esos... y de madre también.
Un beso

Buenísimo, María!!! Qué bien escrito está. Qué sabias palabras!

....Es una genialidad tu escrito María Coca....y el libro cuando, ya es hora de que plasmes lo tuyo en el papel....Un abrazo fraterno.

Siempre que vengo, me encadenan tus palabras… y me obligan a pensar. Es fascínate.

;)

María Coca, Gracias por visitarme y con eso invitarme a estar aquí. Miro, con tristeza que he dejado pasar muchas entradas tuyas... pero esta es muy interesante. Ahora descubro que tienes una capacidad para describir cosas que realmente suceden en la vida como si fueran una fantasía o algo extraído del surrelismo.... Esto del cordón umbiical es tan real y tan devastador, entre varones y mujeres que no se arrancan la teta, la ubre o como la querais llamar...
Es una realidad que suceda a cada momento en el que las madres, con demasiado amor, son incapaces de liberar a los hijos hacia la vida.
Excelente post.. y las fotos, como siempre, insuperables... Esas manos de el, pero sobre todo las de ella, que hermosas....

Magnifico post, da mucho que recapacitar. En la vida tenemos que, continuamente, cortar cordones umbilicales.
uN ABRAZO

El amor para ser real e intenso necesita liberarse de cadenas, aunque en el alma nos atan lazos tan intensos e imposibles de romper. Aquí lo muestras de una manera muy hermosa. Bello relato.

Abrazos, amiga....

Uysss.Me ha encantado. Tiene un final absolutamente MAGISTRAL. Un abrazo, María.

Buenísimo, sinceramente buenísimo.

(Paso por primera vez por tu blog y ya me ha encantado)

Probablemente el ciclo de nuestras vidas es volver a encontrar ese 'gracias' en otra persona y poder enlazarnos con ella con nuestro propio cordón.

Supongo que una madre aunque corten el cordón umbilical le siguen uniendo vínculos más fuertes con su descendencia.
En cambio hay prole de todo tipo.
Besos mientras me vinculo con un tocho indigesto de apuntes.

Subrealista y buen relato que nos llena de imagenes, una madre rota, un niño perdido, amor demasiado posesivo? Me ha gustado mucho.

Hermoso, profundo y... simbólico!!!
La cuestión vital de cortar el cordón umbilical a tiempo (en todas las relaciones de nuestras vidas)

Un abrazo(...cortado...jejeje)

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)