« Home | Ruido vital » | Encadenados » | Pérdida demencial » | Miedo a lo desconocido » | Estrategias » | Interrogante » | Precaución » | Rebeldía » | Nostalgia » | Sublevación »

Sin besos que valgan


Cuando el príncipe encantado vio su reflejo en el bisturí de aquella niña, supo que había llegado el final del cuento.

Sin embargo, pese a pasar a la historia convertido en una lección de anatomía animal, también lo haría por ser la primera rana de sangre azul que la ciencia no pudo explicar.


María Coca


Imagen: J. Meighan

:)

Como juegas con el lector.
Me encanta.

Besos.

Me encanta tanto que no paro de comentar...

Más besos.

Pobre Sapito ahhhh :( y pensar que era el único con sangre azul...
Besitos Maria

Ah!

Maldita LOGSE!!

:D

;)

Ah!! Maldita LOGSE!

:O

;)

Bueno...
A parte de esta genial entrada, parece que lo de poner comentarios se comporta extraño...

:/

Qué penita de príncipe... María, estás hecha un crack. :-)
Un besazo. O mil

Jaja María, detrozando cuentitos tradicionales. Lo que no cuentas es que encima seguro que la princesa que debía besarle acabó yéndose con el diseccionador.

Un besazo

JAJAJAJA... ¡qué grande eres, María! ¿De dónde sacas la inspiración? Siempre me sorprendes.

Besazos.

Me encanta, me encanta.Eres increíble, María.Jaja.Genial.Sigue diseccionando cuentos con tu ingenio.Un besazo

Será por eso que las verdaderas princesas se quedan con los principes azules,...



...lo de rana es cuento...



...y lo del bisturí,...también,...






En realidad, lo que se abre, son deseos.






Buenas noches a la realidad.
Besos.

Dupliqué comentario, ...



...por el sujeto realidad.





B.

jajajajajaj

si no lo explica es que sigue sin existir así que...

jajajajaja

besicos agnósticos

Pobre rana!!! ¿o quizá pobre príncipe? jajajaja
Eres muy buena, María. Me encanta entrar a tu blog porque nunca sé qué voy a encontrar, pero sé que siempre me gustará. Así es siempre.
Besos

nos manejas como te da la gana, jajajaja, estupendo niña
besazos

Fue más útil de ese modo que como principito.

Eso seguro :)

Beso!

ja,ja, ¡que genial María...y es que la ciencia no puede explicar algunas cosas!...
Ha sido todo un asesinato por mor de la ciencia. Me dió lastima el pobre sapo...pero el final ha sido bueno: siempre es agradable que te encuentres "único".
Besos

Eres realmente buena en estos textos cortos. Lo de "realmente" es por la sangre azul, jeje...

Un beso.

Dios con lo aburrido que es ser principe...

Al menos de rana la gente te estudia no?

Buenísimo!! Ese don de la síntesis con condensación de emociones!!!

Lo que más admiro de tus posts es que condensan en unas pocas líneas toda una historia...

Besos hasta tu orilla

P.D: La foto, preciosa, a la altura del texto.

¡Magnífico! ¡Perfecto! Un microrrelato redondo. Es de los que me hubiera gustado escribir a mi.

Besos (Pero no de rana o de prín cipe, jajaja)

Eso le pasó a la rana por tímida o por falta de improvisación. Unas cuantas palabras dichas en tono fuerte y claro hubieran dado vuelta el cuento. O bien, el simple hecho de intentar suicidarse cortandose las venas hubieran cambiado la historia.
Chan chán!

Me encantan las ranas y los cuentos que las contengan...

Bss

Anatomía del amor principesco.

...No fue un final feliz parece...1,2,3 y este cuento se ha acabado.Genial, como siempre.

Divertidísimo, Señorita Coca. Para todos menos para el príncipe, claro. Estupendo. Besos.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)