« Home | Receta fallida » | Fondo de Armario » | Lenguaje universal » | Sin fronteras » | Sin besos que valgan » | Ruido vital » | Encadenados » | Pérdida demencial » | Miedo a lo desconocido » | Estrategias »

Miedo


Y de repente llegó el final. Justo cuando empezaban a entenderse en el cuerpo a cuerpo. Después de un tiempo difuso en el que se contemplaban como soñaban que eran. Y sólo cuando vaticinaron que, de seguir juntos, acabarían convirtiéndose en la persona que veían en la mirada del otro.

María Coca

María, ¿por qué todos los micros dejan un poso de tristeza? ¿será que todo tiene un final?...Como siempre, das en el clavo para hacernos pensar. Un beso enorme desde esta orilla...que no está tan lejos aunque a veces lo parezca.

Que certero hoy María.
Cuanto miedo en los corazones.
Miedo infranqueable y egoísta.

Besos.

Esas despedidas son la peores.Buenísimo, María.De hecho, es lo que suele ocurrir con más frecuencia de la que creemos.Otra cosa es ser consciente de ello o no.Besísimos para ti

Estoy de acuerdo con Ana. Pero yo no diría tristeza, diría melancolía. Será el momento, el micro es muy hermoso.

Un beso enorme

Nada dura eternamente. De una manera o de otra, todo lleva escrito un "The end". Sin embargo, para arrancar hay que olvidarlo transitoriamente. Eso no tiene arreglo. Es así. Y está bien que así sea.

Besos, Maga.

Me encanta como arranca el relato "Y de repente llegó el final"!!!

Grande!!

Sencillo y delicado. Es un micro fantástico...y tan real, porque ese miedo a dar el paso, a compartir, a pensar en lo que se puede construir en el otro...es el mayor ejercicio de generosidad...y no todo el mundo está dispuesto a luchar contra el egoísmo que llevamos dentro.
Felicidades y abrazos!!!

Almas pasajeras que buscan y buscan sin percibir que aquello que tanto buscan esta a su lado. Almas altaneras que no se conforman con la magia de un encuentro de enamorados...
Besito enorme Maria

Coincido con Toro.
El miedo destruye la mayoría de las relaciones. Muchas ni llegan a ser.
Besos

somos miedosos y cobarde...
besos mil

.. siempre hay que mirar con confianza y sin miedos, esos cobardes que nos aíslan..

.. mil besos para ti, María..

Miedo a perderse en las expectativas y frustraciones del otro ... o lo que es peor, en las propias

Besoslinda.

Valentía y contraste, sinceridad y complicidad
Esa es la receta!

Un buen juego de espejos perplejos. Felicidades.

Los finales son sólo nuevos principios cargados a veces de vidas más plenas.

Y el miedo... no, no pienso que sea cobarde ni egoista. El miedo es un sabio compañero de viaje. El problema está, probablemente, en el miedo que le tenemos... al miedo.

Un bello laberinto de miradas y reflejos. Lindo e intrincado. He tenido que leerlo varias veces seguidas. Como siempre,... mi sombrero.

y al final... por fin el fin como decia Sabina... pero... para este que dejaste prefiero uno:

Me voy de aquí, no quiero más oírme;
de mi voz toda voz suéname a eco,
ya falta así de confesor, si peco
se me escapa el poder arrepentirme.

No hallo fuera de mí en que me afirme
nada de humano y me resulto hueco;
si esta cárcel por otra al fin no trueco
en mi vacío acabaré de hundirme.

Oh triste soledad, la del engaño
de creerse en humana compañía
moviéndose entre espejos, ermitaño.

He ido muriendo hasta llegar al día
en que espejo de espejos, soy
me extraño a mí mismo
y descubro que no vivía.

En horas de insomnio, de Miguel de Unamuno.

Que se entiendan los cuerpos no quiere decir que las almas anden parejas...

besicos

Terrorífico, menos mal que es más poético que terrenal...

Besos hasta tu orilla

Ese otro que tantas veces no es mas que el espejo de nosotros mismos.

Un beso Maria.

En pocas palabras una larga historia...

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)