« Home | Geografía del amor » | Cambio radical » | Solidaridad vecinal » | Peligro de extinción » | Ventoleras » | El dilema » | Desencanto » | Miedo » | Receta fallida » | Fondo de Armario »

Tensión vital

La soledad le amaba con locura. Y él, se dejaba querer por costumbre, sin esperar demasiado. La suya, no era una soledad difícil de llevar, por lo que en aquel nido de amor, reinaba la paz.

Una armonía sin estridencias que se esfumó en un instante el día que ella lo descubrió en compañía de otra. Desde entonces, los amantes nunca se separan el uno del otro. Viven juntos y en constante alerta por temor a encontrarse solos frente a la soledad.


María Coca

Imagen: S. Bizyaev

La soledad deseada es un tesoro. A las otras... hay que perderles el miedo. Aunque sean concurridas. Aunque sean desoladas.

En cualquier caso, gracias por tu compañía, María. Por tus tesoros.

Del negro al azul...

Hacen bien en temerlo, porque la soledad es muy celosa y no siempre reacciona bien. Es capaz de instalarse con ambos aún estando juntos.

Precioso relato que me genera muchos pensamientos.

Besos

No hay que temer a la soledad, es peor la soledad en compañía.
Besos.

La soledad ganará.
Es cuestión de tiempo.
Gana fijo.

Besos.

Bueno, eso será hasta que llegue otra realidad que de momento no ha aparecido...ni han contemplado...¡pero eso tiene ser limitados, finitos...¡y miedosos!
Magnifico texto, me has hecho pensar un rato.
Abrazos!!!

La soledad, la eterna compañera.
un besote grande

Es una lección humana aprender a estar solo con y sin compañía. Incluso en pareja se necesitan momentos para uno mismo. El sabio sabe equilibrarlos.

Si nos educaran a mimar la soledad y el espacio vital de cada uno, no existiría ese terror generalizado a la soledad.Imprescindible, necesaria y más aún si se quiere compartir la vida con otro ser.No hacerlo es asfixiante para ambos.Al final no nos conocemos ni unos ni otros.Así nos va, claro.Tremendo abrazo, Mariquilla

Es tan dulce la soledad, y al mismo tiempo tan amarga que nos engancha estar con ella.
Yo siempre me reservo mis momentos de soledad, ella y yo solas.

Uy que agobio, la soledad escogida tiene su encanto...

Bss

No quiero ser agorera, pero creo que el mejor amante en estos casos es la soledad....

Besicos

Si con la soledad forman multitud... Eso no va a acabar bien...


Besote en el cogote!

.. si no aprendemos a vivir con nosotros mismos y con nuestra soledad, nunca estaremos posiblemente preparados para convivir con nadie..

.. besitos, María..

La soledad tiene tiempo de sobra para la espera. Al final, de una manera u otra, ganará la partida.

Hay muchas parejas que, sin romperse, saben en secreto que su fiel amante ha regresado.

Un beso, amiga.

Y sin embargo la soledad es una amante promiscua.

Besos desde la orilla del Mediterráneo.

Prueba inequívoca de que más vale solo que mal acompañado.

Precioso...

"A falta de algo mejor, la soledad es un lugar tan vacío sin ti..." (cantaba Bunbury)

Para quien sabe lidiar con ella, la soledad es una buena compañía; aun así, en el cambio casi siempre salimos ganando... no?

Besos hasta tu orilla ;-)

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)