« Home | Evidencia » | Especies en extinción » | Tensión vital » | Geografía del amor » | Cambio radical » | Solidaridad vecinal » | Peligro de extinción » | Ventoleras » | El dilema » | Desencanto »

Escaleras sin pasamanos

Justo al llegar al último escalón de su vida, miró hacia atrás y deseó haber vivido todas las situaciones que desechó en su momento. Anheló haber tomado las decisiones contrarias que le hubieran llevado a subir otra escalera diferente. Por eso trató de bajar los peldaños con sigilo, sin que el tiempo se diera cuenta. Pero al tratar de ascender por la que un día rechazó, los escalones se desmoronaron y se precipitó inevitablemente hacia el espacio, concluyendo su existencia con un definitivo final indefinido.


María Coca

Imagen: A. Mikulski

Jo.
Este es estremecedor.
Me voy con la cabeza baja...

Besos.

Lo que desechamos no podemos revivirlo, es nuestro sino.
Precioso relato!
Abrazos

Piso tu arena y me revuelco en ella siempre con gusto y admiración por tus letras, María.Magnificas las de hoy y preciosa imagen.No podemos empeñarnos en lo que no ha de ser.Ese último escalón nos lo recuerda.Pero como siempre tú lo cuentas de forma única e irrepetible.Un abrazo desde mis escalones

Jo, me gustan mucho tus entradas.
Pobre alma que nunca hizo lo que realmente quería. Al final de la vida, lamentamos muchas cosas. Queremos correr y lo mismo ya no podemos. Besos.

Si al menos desde la escalera hubiera una bonita vista...

En más de una ocasión deseamos rehacer el camino, pero no controlamos la variable tiempo.
Acertada reflexión.

este microrrelato me ha gustado especialmente... menuda miga... un besote grande querida amiga

Algún día, buceando en tu mar... alguien encontrará este tesoro.

El relato es perfecto y el final... enorme.

Ya sabes... de los que nos/me gustan.

Del negro al azul... me toca.

Por cierto, con tu permiso... lo cuelgo en "sugerencias..."

Ayer, leía una novela de Murakami que hablaba de alguien que llega y te da una cajita en la que están todas las cosas que desechaste... pensé entonces que todos tenemos en el fondo la esperanza de que en alguna parte del mundo está esa cajita. Supongo que es una inquietud, inerente a la libertad... porque un vértigo que aumenta con la altura de cada decisión.

El texto es impecable e impactante, María. Espero recordar tu relato cuando llegue el momento, para mirar solo al frente, y no volver la vista atrás.
Besos!!!

Igual lo que tenía que hacer era decidir si subir o bajar...

besicos

Lo que hemos vivido y lo que hemos dejado de vivir hace la persona que somos. No podemos estar en otra vida, porque ya no seríamos nosotros, dejaríamos de existir.

Tú lo has expresado perfectamente.
Sigo pensando que eres muy grande, Maria

Besos

El tiempo es sólo un pensamiento, la vida es ahora, sin más excusas, no sea que todo termine y quedemos disueltos en quién sabe qué mar.
Bello relato, lo voy a publicar en el periódico escolar de mi liceo, me parece muy alentador. De verdad, me fascina tu simplicidad y profundidad al mismo tiempo.
Saludos amiga.

Vale, María. Como siempre poniendo el dedo en la yaga.

Uno de lo anhelos primordiales del ser humano: poder dar marcha atrás. Desandar y deshacer; volver a tejer tu propia vida haciendo de un jersey un chaleco, o de un chaleco una bufanda... y otro jersey aportando otras lanas...

Ay, María, María...

Nunca sale uno de aquí sin que le hayas atravesado el alma.

Un beso.

"Estoy flotando en el aire y supongo que sabes que abajo no hay red..."

La vida está lleno de riesgos, la muerte parece que también...

Besos desde la otra orilla...

Así es, querida María: de esa escalera no se puede bajar... pero tal vez se pueda seguir subiendo, o subir más despacio... porque no hay prisa por llegar al último peldaño.

Besos.

Nos equivocamos tanto, María...que los peldaños rozan la piel dejando cicatrices. Caminamos mirando hacia delante, pero dudamos, nos equivocamos y querríamos saber qué había justo en la otra dirección. Yo sigo tu estela, la de las palabras y las sonrisas, porque me haces pensar y porque da igual lo lejos que estén a veces las orillas. Mil besos, como siempre desde la mía

Supongo que sera verdad eso de que hay trenes que solo pasan una vez ;)

.. eso pasa por lo que pasa.. :-)

.. es que, es que.. hay que saber lo que uno construye y no fiarse nunca de las escaleras que te venden en los todo a cien.. ¿o no?..

.. besos para ti y saludos a tu variada y saludable Tasca..

Subir es fácil, lo difícil es bajar definitivamente.

Mejor mirar hacia arriba.

uufff!

Y es que el arrepentimiento nunca fue una buena decisión.

Precioso! No tengo más palabras.

¿Me dejarías colgarlo en mi Mención especial?

Abrazos

Es cierto. En la vida sólo podemos subir una única escalera.

Besos desde el Mediterráneo.

el minimo aleteo de una mariposa cambiaria la historia,,,,?

el tiempo es un espía imperfecto...
me alegro de ver que todo sigue bien, pero sobretodo me alegro de poder seguir leyéndote.
besos

Me encanta la manera de expresar esa añoranza de lo que pudo haber sido... Saludillos

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)