« Home | Cuestión de vocales » | Abandono » | Autoengaño » | Cuestión de poder » | El ansiado momento » | Dulces sueños » | Reconversión » | Palpitaciones » | Amor emocional » | Infideleidades »

Felinada

Como estaba en la última de sus siete vidas debía ser cauteloso. Pero el amor no tiene límites, pensó. Le daba igual haberlas perdido todas en la misma empresa. Seguía enamorado de ella y debía demostrárselo. Así que volvió a sacar sus garras para arriesgarse una vez más.

¿Qué me traes esta vez? -Dijo ella- ¿Un salmón? Y sin prestar demasiada atención al portador de la presa, se lo comió. Después, la pantera se echó a dormir.

El gato enamorado aprovechó entonces para lamerse las heridas y rezar. Ojalá que tras el jabalí, el ciervo, el cocodrilo, el halcón, la serpiente, el lagarto y aquel salmón, al amor de todas sus vidas no volviera a entrarle hambre tan pronto.



María Coca

Imagen: A. Ostovari

Me parece que lo tiene muy mal.
No apostaría por él.

Besos.

Ay, el amor. Qué se puede hacer. Lo más seguro acabará mal la historia pero, posiblemente, esa certeza es la que le da su valor.
Tiene el sabor de las fábulas, de las buenas fábulas.

Un beso.

los gatos son muy suyos..

El amor de todas sus vidas, ella era su destino, quizás acabase bien y todo¿?
Besos.

Es que uno por amor es capaz de hacer cualquier cosa, no cabe la menor duda.
Espero por el bien del gato que la historia tuviera buen final.
Un beso

Qué idea tan genial para un relato. Me atrapó desde la primera frase. Cuándo la leí volví a pensar "¿Cómo no escribí yo eso?" como me pasa tantas veces al leerte.

Nuestros mundos siguen reconociéndose.

Besos felinos, de gato... negro.

las mujeres pantera nunca se les pasa el hambre...

;)

besicos

El rugido del amor acojona!!!
Ñam!

Buen relato...creo que está destinado a ella, no cabe duda. Yo, si fuera gato enamorado, me acercaría y le diría : ¡comeme!
Así estarán juntos para siempre.
¿Pasó San Valentín?
Me ha encantado yu imaginación desbordante.
Abrazos!!!

Ummm.Estremece.Me gusta y mucho.Un abrazo nada felino para ti, amiga.Eres fantástica contando historias.

Si bien es cierto que el amor es ciego (y tonto) hay empresas que merecen justificativos más valiosos. (ojalá que la pantera se los pierda)

Hola María, me sorprendió verte despidiéndome para mis vacaciones, porque no sabía siquiera que me leyeses; yo había dejado antes un par de comentarios por aquí. Me gusta como cuentas.

Un beso.

He caido por casualidad en tu Blog y me ha encantado, así que volveré siempre que pueda. Espero que tu tambien puedas pasarte por el mio, y ojala que te guste tanto como a mi me ha gustado el tuyo.

Y respecto a tu relato... entre el amor y el hambre hay una fina y delgada linea...

Besazos¡¡¡¡

Buen golpe de efecto...


Besotes!!!

Qué vuelta de tuerca genial, María. Me encantó. Muy divertido.
Besos.

El mundo felino no tiene desperdicio... aunque al primer "rugido" lo planto.

;)

Bueno los gatos siempre caen de pie asi que nunca se estampan. Que tontos son los humanos pensarán.

Hay amores que arañan, María.

Pd.- Quizá, en no demasiado tiempo, visite tu ciudad para presentar el libro.
Sonrío.

Me temo que hay amores que no valen semejante esfuerzo. 7 van ya, así que a partir de ahora mejor cazarle pajaritos, o dedicarse a cazar para subsistir

Son las cosas de la vida, son las cosas del querer...

Besos desde la otra orilla...

Esto me ha recordado a aquella canción de "estaba el señor don gato sentadito en su tejado..."

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)