« Home | Sherezade » | El vividor » | Mundos desconocidos » | Dicen » | Lo malo conocido » | Deseos peligrosos » | El Tiempo pasa » | Pura Inercia » | Cuento real » | Nueva cosecha »

Consignas

Arrastra sus culpas en una maleta que por más que lo intenta, nunca pierde. Recorre aeropuertos con la única intención de facturar sus miserias hacia cualquier destino que no sea el suyo. Lo hace además en diferentes estaciones de trenes y autobuses pero al llegar a casa, la maleta sigue ahí, como un dolor de cuello que te engarrota el alma.

-¿Ya has vuelto? -Le pregunta su mujer. Y antes de responder, oculta una vez más la maleta en el armario donde ella no la pueda ver, sin reparar en que, a pocos metros y oculta tras un abrigo, la de ella le observaba sin hacer ruido.

A continuación, los dos se sientan a cenar, mientras se cuentan lo que imaginan que serían sus vidas sin tener que pasear sus maletas cada día.



María Coca

Imagen: G. Downs

Demasiado peso llevan en sus respectivas maletas, quizás deberían liberarse.
Besos.

Pesado equipaje...ufffffffff

besos bonita!!!

Las maletas no hay que esconderlas en el armario. Hay que deshacerlas por completo, por pesado o doloroso que pueda llegar a ser.

Un beso

Es que lo que hay que hacer es abrir la maleta y sacar pena tras pena y meterla en la lavadora...

Besicos

Me parece un relato magnífico. Metáfora de cómo querer desprenderse de las culpas a través de un objeto. Enhorabuena, María.

Demasiada culpa encerrada en cada maleta...me ha gustado mucho. Voy a deshacerme de la mía, ahora que pasa la recogida de basuras. Besos!!!

Cuántos armarios con maletas se van acumulando con el tiempo! No está mal desempolvarlas de vez en cuando y deshacernos de las miserias que guardan.Otras, mejor cerrar los armarios con llave y tirarla al mar.Un abrazo amiga.No te me has olvidado.En breve te escribo.

hacia tanto que no venía por aquí. Y como extrañaba estas pequeñas-grandes historias de vida.

te mando un beso, maria

Dos viajeros perdidos en una vida que se pudrió.

Besos.

Y el miedo que da abrirlas y enfrentarse a la ropa sucia.

Excelente, sin más.

Tan real como la vida misma, gente que lleva pesadas cargas allá por donde va.

Besos desde la otra orilla...

Avecessemeolvidaquesolosoyexpectador, canta Quique González. Puede que ahí resida la clave. A ver si algún día nos podemos bajar de las tablas, y dejar de representar papeles que ya saben a rancios se haga lo que se haga.

Un beso, amiga.

(Genial, como siempre)

Querida María, ¿quién no esconde una maleta, aunque sea pequeña, en el armario? Eso sí, siempre lejos de esta tasca añorada.

Besos desde el Mediterráneo.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)