lunes

Abandono

Era su palabra preferida: PASIÓN. Así, en mayúsculas. La mimaba más que a ninguna sabiéndola demasiado caprichosa. Pero a pesar de tanta dedicación, cierto día la pasión decidió abandonarla, como se abandonan los amores excesivos.

Desde entonces, ella no hace más que juntar letras y más letras con la intención de volver a encontrar esa palabra que tanto añora. Y le envía cartas a ninguna parte, y la llama en sueños y la piensa a diario, mientras su marido le trae flores para aliviar su tristeza.


María Coca

Imagen: M. Orain

domingo

Autoengaño

Dicen que las líneas de las manos concentran toda la vida. Pero él por más que se observa no es capaz de ver ni la línea del corazón ni la del destino ni ninguna otra. De hecho, carece de líneas en sus manos, pero para no sentirse diferente al resto, se las dibuja con precisión nada más salir de la ducha. Así, logra engañarse un poco a sí mismo. Y tal vez si se engaña del todo y termina creyendo que tiene una vida feliz, las líneas de la fortuna aparezcan solas.


María Coca

Imagen: M. María

Cuestión de poder

Era un personaje demasiado inteligente para dejarse asesinar por su autor. Le había permitido mofarse de su aspecto físico, reírse de sus continuas tribulaciones durante capítulos enteros. Pero no estaba dispuesto a dejarse matar como si nada.

Como el narrador lo intuía, procuraba no delatarse con pistas sobre su destino fatal hasta llegar a la última frase. Mientras, el personaje no hacía más que distraer al autor con cien mil anécdotas para evitar el fin. Y hubo tantas historias dentro de la historia que finalmente fue el lector quien sentenció a ambos a la estantería, cansado de esperar un final que nunca llegaba.



María Coca

Imagen: S. Shawhan

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)