martes

Felinada

Como estaba en la última de sus siete vidas debía ser cauteloso. Pero el amor no tiene límites, pensó. Le daba igual haberlas perdido todas en la misma empresa. Seguía enamorado de ella y debía demostrárselo. Así que volvió a sacar sus garras para arriesgarse una vez más.

¿Qué me traes esta vez? -Dijo ella- ¿Un salmón? Y sin prestar demasiada atención al portador de la presa, se lo comió. Después, la pantera se echó a dormir.

El gato enamorado aprovechó entonces para lamerse las heridas y rezar. Ojalá que tras el jabalí, el ciervo, el cocodrilo, el halcón, la serpiente, el lagarto y aquel salmón, al amor de todas sus vidas no volviera a entrarle hambre tan pronto.



María Coca

Imagen: A. Ostovari

lunes

Cuestión de vocales

La diferencia entre una vida plena y una vida plana estriba en una vocal que separa dos universos. Todos lo saben y él también. Aún así, nunca ha pasado de la a a la e. Y no por falta de ganas. Lo suyo es un constante quiero y no puedo. Una lucha contra esa rutina que le hace vestir un traje vital demasiado pequeño para sus ansias. De ahí que viva en un continuo sin vivir, que le aplana plenamente. Cuestión de vocales.



María Coca


Imagen: G. Szczerbaciuk

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)