martes

DistanciaDos

A ellos la lejanía les acerca. Han construido una relación amorosa basada en la imagen que cada cual tiene del otro. No necesitan más. La distancia logra avivar la llama.

Sólo una vez se vieron pero procuran no recordarlo. Nada resultó ser como habían imaginado. No eran ni la mitad del sueño del otro. Así que, para mantener la ilusión de una relación abocada a la tragedia en las distancias cortas, decidieron que nunca más volverían a encontrarse.

Desde entonces viven felizmente alejados hasta que la muerte les una.



María Coca

Imagen: E. Madriaga

lunes

Herencia


Él era un niño que no creía en los finales felices. Igual que su difunto padre, pensaba la madre. Y tuvo que repetirle hasta la saciedad que su papá se había caído por las escaleras por accidente. Accidente -le repetía- sin saber que el niño la había visto empujarlo, al estar tan segura como él de que aquella relación no tendría un final feliz.


María Coca

Imagen: K. Morales

martes

Canales de incomunicación

Ella escogió una sopa de letras para decirle adiós. Pero él la encontró salada y no se la bebió. Al día siguiente, le escribió que ya no le quería en el espejo del aseo. Y esta vez, el vaho impidió que el mensaje llegara a su destinatario.

Desde entonces, no hace más que buscar canales de comunicación para expresarle lo que siente. Pero él sigue tan ciego de amor por ella que es incapaz de ver lo que no quiere ver.


María Coca

Imagen: R. Raycheva

Avaricia

Como le sobraba el tiempo, decidió venderlo a precio de saldo. Al principio sólo algunos minutos. Después, le puso precio a las horas, a los días, a las semanas y hasta a los años.

A medida que vendía más tiempo, más le reclamaban. Y con apenas treinta años se convirtió en un mercenario del tiempo que murió demasiado pronto para disfrutar de toda la fortuna amasada a lo largo de su breve existencia.


María Coca

Imagen: C. Mihai

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)