lunes

Afortunado infeliz

Sin tiempo para reaccionar, el camión de la felicidad se le echó encima. Pero lamentablemente, salió ileso. El impacto le afectó en la parte delantera del vehículo y el exceso de humo le impidió ver toda la felicidad que le había caído encima.

Años más tarde, continua sin darse cuenta de su fortuna. Y ciego de infelicidad, sigue pensando que, pase lo que pase, seguirá siendo un desgraciado.



María Coca

Imagen: R. Kemp

Cuestión de suerte

Ella siempre lograba sacarlo de sus casillas. Después, todo comenzaba de nuevo: los mismos pasos lentos, la misma adrenalina, las risas, los gestos, las ilusiones...

Cuando todo parecía ir mejor, el dado volvía a jugarle una mala pasada. Y otra vez, debía volver a empezar desde la salida, mientras ella lo miraba de reojo y sonreía sin piedad alguna. Todo en aquel juego de mesa era cuestión de suerte, como en la vida.

María Coca



Imagen: E. Stephenson

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)