miércoles

Deseos peligrosos

Cuando se despertó, él aún seguía allí, como el dinosaurio de Monterroso. Y se juró a sí misma que nunca más volvería a pedirle al hombre de sus sueños que la acompañara. De pronto el miedo la embargó. Fue entonces cuando deseó con todas sus fuerzas que su marido no despertase antes de que aquel hombre desnudo saliera de su realidad y de la cama conyugal.



María Coca

Imagen: K. Lomonosov

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)