martes

Consignas

Arrastra sus culpas en una maleta que por más que lo intenta, nunca pierde. Recorre aeropuertos con la única intención de facturar sus miserias hacia cualquier destino que no sea el suyo. Lo hace además en diferentes estaciones de trenes y autobuses pero al llegar a casa, la maleta sigue ahí, como un dolor de cuello que te engarrota el alma.

-¿Ya has vuelto? -Le pregunta su mujer. Y antes de responder, oculta una vez más la maleta en el armario donde ella no la pueda ver, sin reparar en que, a pocos metros y oculta tras un abrigo, la de ella le observaba sin hacer ruido.

A continuación, los dos se sientan a cenar, mientras se cuentan lo que imaginan que serían sus vidas sin tener que pasear sus maletas cada día.



María Coca

Imagen: G. Downs

lunes

Sherezade

Cada vez que hacían el amor, ella olía de una forma diferente. No se trataba de ningún perfume, estaba seguro. Unos días, su olor era el de la tierra mojada. Otros, el de una fruta exótica y en ocasiones, olía como un recuerdo infantil.

Ella siempre le sorprendía y eso le gustaba. En el fondo, deseaba conocer su secreto. Saber por qué su olor era diferente cada vez. Y fue así como el sicario se hizo eternamente fiel a la mujer que le habían encomendado asesinar treinta años atrás.



María Coca


Imagen: A. Wessengger

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)