« Home | De ilusiones también se ama » | Fantasmas heredados » | Suspensión de la incredulidad » | Vencedor vs vencido » | Pánico » | Castigo ejemplar » | Personajes de ciudad » | Semejanzas » | El lenguaje de los sabores » | El felino prudente »

Demasiada perfección



Justo cuando va a conocer al hombre de su vida que camina hacia ella, gira a la derecha. Piensa en sus problemas económicos para llegar a fin de mes. En ello, el hombre que la haría más feliz que ningún otro, llega hasta su automóvil. Espera que a su mujer le guste el regalo de cumpleaños. Enciende el motor. Pone música. Boleros. Adora los boleros. Y arranca cuando la mujer que es su media naranja está a punto de cruzar la avenida.

El semáforo cambia a rojo. Ella escucha un bolero e inconscientemente sonríe. No cruza. Mira hacia el auto. Contempla un brazo. Una mano que baila con el volante. El conductor mira sus piernas de mujer. Desea recorrerlas. Imagina a la mujer completa y sonríe. La canción se la dedica a ella. Ambos se desean. Fantasean. Se aman. Pasión a granel. Éxtasis. Se casan. Nacen tres hijos maravillosos. Fines de semana en la playa. Risas. Besos. Más besos. Amor ilimitado. Siempre.

Cuando el semáforo pasa a verde, él acelera. Espera acertar esta vez. Sólo eso. Ella cruza la calle y vuelve a pensar en ajustar los gastos del mes.



María Coca

Imagen: N. Kara

Buenos dias maría...¿Cuántas veces te he dicho cuánto admiro tu capacidad de síntesis? lo bueno y breve, dos veces bueno
Buen finde, guapa

Siempre es un gustazo leerte!

La perfección es peligrosa a veces

Ocurrente y bien trenzada, María, como todo lo que escribes.
Gracias por tus felicitaciones por mi nuevo libro.
Abrazos.

Se cruzan, nos cruzamos. Es tan difícil alinear todas las causas y condiciones...

Qué bien lo expresas.

Besos, amiga.

¿Entendí mal o tiene un final macabro? No hay nada perfecto, pero hasta lo que parece que lo es puede cansar.

Muy bueno, Maria

Un beso

Publicar un comentario en la entrada

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)