viernes


El peso de la felicidad le hace sentirse hinchada. Y tanto que a ratos desea no ser tan feliz. De hecho, le gustaría ser moderadamente feliz, como cualquiera. Poseer así un peso normal y equilibrado entre alegrías y tristezas.

Sin embargo, es incapaz de perder tanta felicidad. Por eso al contemplarse en los espejos, un leve sentimiento de impotencia le recorre el alma.


María Coca

Imagen: Lomonov

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)